Josep Maria Bartomeu, en la foto junto al triplete de 2015, será presidente del Barcelona durante seis años más
Josep Maria Bartomeu, en la foto junto al triplete de 2015, será presidente del Barcelona durante seis años más - efe
barcelona

Bartomeu, el hombre que llegó sin hacer ruido

Empresario de éxito, su carácter tranquilo y afable destaca por encima de una personalidad más marcada de lo que parece

Actualizado:

La personalidad de los presidentes que ha tenido el Barcelona a lo largo de su historia es muy dispar. Desde el ocurrente Narcís de Carreras, acuñador del "més que un club", hasta el histriónico Joan Laporta. El nuevo presidente azulgrana no cumple con ninguno de esos dos perfiles. Todo lo contrario. Josep Maria Bartomeu i Floreta (Barcelona, 6 de febrero de 1963) es un hombre de perfil bajo, al que le gusta trabajar en silencio y huir de cualquier tipo de polémica. Un empresario de éxito que también gobernará el Barça durante los próximos seis años.

Bartomeu es una persona afable, siempre con una sonrisa en el rostro, que supo coger las riendas del club cuando su íntimo amigo de la infancia, Sandro Rosell, abandonó abruptamente la presidencia. "Barto", por el que nadie apostaba, dio un paso al frente y se hizo fuerte en el palco, esquivando todas las trampas que le pusieron por delante. Su carácter dialogante y tranquilo fue fundamental, porque los enemigos no solo estaban fuera del club.

Se ganó a la mayoría de los que no apoyaron su nombramiento y fue marginando al resto para que no le hicieran sombra. El caso más sonado fue el de Toni Freixa, uno de sus rivales en las urnas, que fue perdiendo peso en la directiva a medida que pasaron los meses. De secretario y portavoz pasó a ser un simple vocal de la junta. En el bando contrario, Jordi Cardoner, nieto de Casaus y vicepresidente del área social, íntimo amigo del presidente y uno de sus principales apoyos.

Bartomeu también supo ganarse el cariño del vestuario. Tanto es así, que los futbolistas le conocen como "Nobita", un famoso personaje de dibujos animados que guarda un parecido razonable con el presidente azulgrana. Antes de tomar el relevo de Rosell, era el vicepresidente deportivo y trabajaba codo a codo con Andoni Zubizarreta, lo que le permitió conocer en primera persona los intríngulis del vestuario. "¡Ese Nobita, es!", fue el cántico más celebrado por la plantilla en el avión de regreso de Madrid, después de conquistar la Liga en el Calderón.

Bartomeu es socio desde 1974 y posee el carnet número 16.331. Más allá del fútbol, el presidente azulgrana es un reconocido empresario en el sector aeroportuario. Es socio y consejero delegado de ADELTE Group, líder mundial en soluciones para embarque de pasajeros ("fingers"), y también de EFS, un grupo de empresas que se dedican al mantenimiento de edificios y equipos aeroportuarios.

Casado con Marta Frías, es padre de dos hijos, Jan y Víctor. Ambos compaginan los estudios con el fútbol. De pequeño, Bartomeu era aficionado al baloncesto y llegó a militar en el Español, una foto que le ha supuesto alguna que otra crítica durante la campaña electoral. Fue gracias a esa pasión por la canasta por la que entró en el Barcelona en 2003, en el equipo de Joan Laporta y de la mano de Sandro Rosell. Bartomeu fue el directivo responsable de las secciones hasta la dimisión en masa que se produjo en 2005 y que cimentó las diferencias que existen hoy en día en el entorno barcelonista.