Bartomeu, feliz durante la noche electoral
Bartomeu, feliz durante la noche electoral - EFE
Elecciones Barcelona

Bartomeu, presidente del Barcelona

Bartomeu aprovecha el tirón de los éxitos del equipo de Luis Enrique y obtiene un amplio triunfo electoral sobre Laporta

Actualizado:

Josep Maria Bartomeu será el presidente del Barcelona durante los próximos seis años según el deseo mayoritario de los socios del club azulgrana. Logró 25.863 votos, el 54,63% del total. Si Bartomeu es el gran triunfador de estas elecciones, Joan Laporta aparece como el gran perdedor, con 15.615 votos, el 33,03%. Su apuesta por el independentismo no ha dado resultado y los socios se han decantado por los triunfos deportivos. Benedito, con 3.386 votos y Freixa, con 1.750, no tuvieron ni opción de discutir el triunfo del socio número 16.331..

Josep Maria Bartomeu (Barcelona, 6 de febrero de 1963) se convierte así en el primer presidente imputado en la historia del club azulgrana. Debe responder aún ante la Justicia por el caso Neymar por delito fiscal y administración desleal, aunque lo hará en Barcelona, en la Audiencia Provincial, después de que la Audiencia Nacional se declarara incompetente.

Los resultados de las urnas dejan muy clara la apuesta de la masa social azulgrana por el continuismo. El triplete logrado por el equipo de Luis Enrique ha sido la mejor garantía posible para Bartomeu. Los éxitos deportivos son los que mejor entiende la gente y ganar Liga, Copa y Champions en una sola temporada ha convencido a los indecisos, si es que los había. Contra eso, Laporta intentó apelar al recuerdo de un pasado exitoso, a la nostalgia de nombres como Abidal o Audie Norris y a promesas difíciles de cumplir como el fichaje de Pogba o el regreso de Unicef a la camiseta.

Fue una jornada larga y calurosa la que se vivió ayer en el Camp Nou. Nada más abrirse las urnas, a las nueve de la mañana, compareció Sandro Rosell para desvirgarlas, lejos de los focos y de la atención, como se ha mantenido desde que abandonó la presidencia. También Luis Enrique madrugó para ejercer su derecho a voto, como ya había anunciado. Los primeros votantes se encontraron con todos los pesos pesados de Joan Laporta en la entrada de la zona de votaciones con una sonrisa, dispuestos a hacerse fotos con todo el mundo y convencer a los indecisos. Abidal, Masip o Norris acapararon la atención, cosa que provocó el primer incidente del día.

Las candidaturas de Batomeu y Freixa presentaron una queja formal ante la junta electoral por el comportamiento del equipo de Laporta, al que acusaron de hacer campaña y de movimientos oscuros con las papeletas, obligando a algunos voluntarios a tener que supervisar la recogida de tarjetas por parte de los socios. «Trilerías», como lo calificó una persona cercana a Toni Freixa. Pillerías de un gato viejo como Laporta, invencible en el barro.

Los cuatro candidatos acudieron antes de las once de la mañana, en dos primeras horas de votaciones de absoluto frenesí electoral. Xavi Hernández, Andrés Iniesta o Gerard Piqué, acompañado de su hijo Milan, también ejercieron como socios del Barça en una mañana sofocante. Un poco más tarde lo hizo Artur Mas, en medio de una enorme expectación y de algunos gritos independentistas. Le costó al presidente de la Generalitat abandonar la mesa de votación ante la acumulación de curiosos.