Neymar celebra su gol, el primero del Barcelona - REUTERS
LIGA BBVA | JORNADA 36

El Barça no falla y ya apunta al Calderón

Los azulgranas acarician el título después de vencer a la Real Sociedad con goles de Neymar y Pedro en una tarde gris

Actualizado:
Barcelona290Real Sociedad

Tenía mucho de simbólica la visita de la Real Sociedad al Camp Nou tras lo ocurrido en Anoeta hace una vuelta. Y tenía un peligro enorme para el Barcelona el partido, tras el esfuerzo realizado frente al Bayern el pasado miércoles. Se notó en el campo, faltos de frescura los azulgranas, pero no en el marcador. Resuelto el partido con los goles de Neymar y Pedro, no sin mucho sufrimiento, el equipo de Luis Enrique se queda a dos partidos del título [ Narración y estadísticas].

Caras nuevas, pero la misma intensidad de siempre. Luis Enrique apostó ante la Real por refrescar el once, con cambios en todas las líneas excepto en ataque. El tridente no entra en las rotaciones. Tardó el Barça en entrar en el partido. Casi diez minutos, llenos de imprecisiones y de una excelente presión del equipo de Moyes, sin llegar a poner a prueba a Bravo. Pero aceleraron los azulgranas y el partido empezó a inclinarse. Al menos, en cuanto a juego, porque el marcador seguía defendiendo férreamente su empate a cero.

Gira el Barcelona hacia la derecha desde hace tiempo. Ha resurgido Dani Alves, que está ofreciendo su mejor versión en muchas temporadas. Nunca ha escatimado esfuerzos, pero su precisión en ataque era nula. Los centros que antes se perdían siempre en la cabeza de los centrales, aterrizan ahora en la de sus compañeros. Vuelve a ser un arma temible, aunque ni Messi ni Luis Suárez alcanzaron a rematarlos con acierto.

Rulli, el mejor de la Real

Emerge el gigante Rulli cada vez que juega contra el Barça. Lo hizo en la primera vuelta, en aquel encuentro que provocó una catarsis en el equipo azulgrana, y volvió a hacerlo en el Camp Nou. Empequeñece la portería para los delanteros. Una excelente pared en la frontal entre Messi y Neymar, dejó el gol en franquía para el brasileño. El argentino lo evitó. También Piqué lo tuvo todo a favor. Una mano prodigiosa del argentino volvió a evitar el gol.

Estaba el Barcelona mereciendo el gol ante una Real Sociedad que no daba señales de vida tras su gran inicio de partido. Todos buscaban a Messi, que buscaba la inspiración para acercar a su equipo al título de Liga. Lo sufrió Mikel, que acabó en el suelo como Boateng el miércoles, pero no alcanzó la «Pulga» a rematar. Se le complicaban las cosas al equipo de Luis Enrique, que parece no tener margen de error en el campeonato y se le agotaban los minutos para sumar tres puntos fundamentales con el final de Liga asomando ya en el horizonte. Decretaba Iglesias Villanueva el descanso y Messi chutaba el balón con rabia. Mezcla de enfado e impotencia. Estaba obligado el Barça a reaccionar en el segundo tiempo si no quería abrir la puerta su máximo rival.

Lo sabían los azulgranas y salieron del vestuario con ganas de comerse el mundo. Dos córners en tres minutos, cómo carga el Barça desde la esquina, anunciaban la carga. No había ni siquiera tomado forma el segundo acto cuando Neymar remató de cabeza a la portería de Rulli, provocando un estruendo en el Camp Nou, que empezaba a ponerse nervioso. Había conseguido lo más difícil el equipo de Luis Enrique, que sin embargo, empezó a jugar con fuego. Buscó el segundo, pero no con el mismo ahínco que el primero, y dejó pasar el tiempo con apenas un gol de ventaja, trazando un escenario muy peligroso.

Se lo intentó creer la Real, que intuyó los nervios en el rival y dio un paso adelante. Fue el momento de Piqué y Mascherano, retrasado tras la entrada de Busquets, imperiales en el corte y atentos hasta en la jugada más inocente. Tampoco ayudaron los cambios de Luis Enrique a estabilizar la situación, más bien lo contrario. Un gol de los Moyes dinamitaba la Liga, pero no llegó y Pedro se inventó una chilena que cerró el partido. Respiró el Camp Nou, que ya apunta al Calderón. El título pasa por el Manzanares.