Iban Zubiaurre
Iban Zubiaurre
FÚTBOL

El exagente de Zubiaurre, condenado a pagar 2,8 millones de euros al jugador

El Tribunal Supremo afirma que cometió negligencia en la gestión del traspaso del defensa de la Real al Athletic

Actualizado:

El agente de Iban Zubiaurre, exfutbolista de la Real Sociedad y del Athletic de Bilbao, ha sido condenado por el Tribunal Supremo a indemnizar al jugador con 2,8 millones de euros por su frustrado traspaso del conjunto donostiarra al club rojiblanco, que considera «una negligencia imputable al agente en el desarrollo de la gestión encomendada. Esta sentencia constituye la mayor indemnización impuesta en España por responsabilidad profesional de un agente de futbolistas.

La exitosa defensa del futbolista, llevada a cabo por el Bufete Barrilero y Asociados, ha terminado en un dictamen que pone fin al contencioso iniciado en 2005 cuando Zubiaurre fue presentado como jugador del Athletic sin que su agente, Ángel Caballero, hubiera resuelto la libertad del jugador con la Real Sociedad, de forma que este fue condenado a abonar una indemnización al club guipuzcoano y luego permaneció dieciséis meses sin poder jugar al fútbol. El Supremo señala que la contratación con el Athletic no se produjo debido a la «negligencia imputable al agente en el desarrollo de la gestión encomendada». De hecho, según la sentencia, los agentes solo tendrán derecho a cobrar sus honorarios si la gestión concreta que les es encomendada como mediadores en un contrato es efectiva: si la contratación no se debe a la labor de mediador, no podrán cobrar sus honorarios, aunque el contrato con el jugador sea en exclusiva.

Además, el Tribunal Supremo valora en su sentencia el daño moral causado a Zubiaurre al estimar que lo ocurrido cercenó su carrera profesional y dañó su imagen al verse expuesto a la opinión pública de manera injusta como incumplidor de un contrato.

Asesorado por su representante, Zubiaurre pensó que en junio de 2005 era libre para firmar por el Athletic. Pero en el contrato que el defensa tenía con la Real figuraba una cláusula por la que el club donostiarra se reservaba el derecho a retener al jugador una temporada más y la ejercitó sin dudar.

Condenado a pagar cinco millones

Aunque el futbolista esgrimió que había recibido la promesa de la Real Sociedad de que no se opondría a su marcha, su presentación con el Athletic acabó en los tribunales porque el club donostiarra exigió 30 millones de euros, cantidad que figuraba en la cláusula de rescisión de Zubiaurre.

Un año y medio de espera hasta que conoció la resolución judicial: fue condenado a pagar cinco millones de euros. Pagada esa cantidad a la Real Sociedad, en noviembre de 2006 Zubiaurre vio la luz y, con ocho años de contrato por delante, pensó que podría triunfar en el Athletic. La realidad fue otra muy distinta y su vida como futbolista quedó truncada.