El futbolista del F. C. Barcelona, en una imagen de 2003
El futbolista del F. C. Barcelona, en una imagen de 2003 - yolanda cardo
Barcelona

Fallece Gustavo Biosca, integrante del Barça de las cinco copas

Central tajante, moreno y elegante, jugó siempre con un pañuelo en la mano como detalle contrastado con la contundencia de su juego

Actualizado:

Aquel muchacho distinguido, apuesto, que parecía mas bien un galán de cine que un futbolista, Gustavo Biosca, sufrió ayer una crisis aguda en su ya muy delicado estado a causa del alzhéimer que le afecta desde hace tres años y falleció a los 86 años de edad.

Aquel central tajante, moreno y atildado, elegante, que jugó siempre con un pañuelo en la mano como detalle contrastado con la contundencia de su juego, castigador a conciencia en el área, a quien Pedro Escarpín puso el mote de «el latiguillo», nació en Hospitalet de Llobregat (Barcelona), el 29 de febrero de 1928. El Barça descubrió en seguida sus valores, jugando en sus filiales, el España Industrial, primero, y el Condal, después, para ya en 1947 ingresar en la plantilla azulgrana, destacando su actuación en el Mundial de Brasil.

Once veces internacional

Jugó ocho temporadas en el club azulgrana abandonando el fútbol por una grave lesión de rodilla. En su balance, tres Ligas, cuatro Copas, una Copa de Ferias, tres Copas Eva Duarte y dos Copas Latinas. Jugó once partidos con la selección y estuvo en dos mundiales. Como entrenador, dirigió al Valladolid, Sabadell, Pontevedra, Español de México, Tarrasa, y Sant Andreu, así como la selección española Sub 21, además de ser ayudante de Kubala en la absoluta,en el Mundial de Argentina.

En su agitada juventud destacó su romance con Lola Flores, a quien dejó para contraer matrimonio con Roser. Y en fútbol recuerdo su anécdota en un Barcelona-Madrid, de Copa. En los últimos minutos marcó el gol decisivo para los azulgrana… «y Daucik me pegó un broncazo por dejar la defensa ante un contragolpe blanco; yo solo decía: pero si hemos eliminado al Madrid…».