Libero.cl
Fútbol Internacional

Iván Zamorano: «Vivo días difíciles»

El exjugador del Real Madrid da la cara en una entrevista tras conocerse su delicada situación económica

Actualizado:

Iván Zamorano ha dado la cara para explicar sus problemas económicos y la denuncia que le han puesto dos entidades bancarias chilenas tras acumular deudas por valor de 2,5 millones de euros.

El delantero, exjugador de Real Madrid y Sevilla entre otros equipos europeos, ha reconocido que vive «días difíciles», y que sigue trabajando para solucionar sus graves problemas financieros: «Este tipo de cosas las viví como deportista y tal como ocurrió en esos momentos, tengo que afrontar esta situación con mucha fortaleza y responsabilidad».

Zamorano ha sufrido el embargo de varias de sus propiedades al no poder asumir la deuda, entre ellas dos viviendas, un coche, una bodega y varias plazas de aparcamiento que el jugador tenía alquiladas). Según ha explicado en una larga entrevista al diario chileno E l Líbero, se debió a un desfase de caja en uno de sus proyectos, la Ciudad Deportiva Iván Zamorano en Santiago de Chile : «Hubo una inversión grande. Invertí porque creí en un sueño, en un anhelo, de intentar dejarle a mi país una contribución de lo que más amo, que es el deporte. En este camino hubo algunos problemas económicos. Para que el proyecto continuara se produjo un desfase de caja y tuve que hacer algunos aportes patrimoniales. El problema existió y hay que asumirlo. Hoy estamos en vías de solución».

Zamorano reconoce sus errores en la gestión, pero asegura que seguirá trabajando para sacar adelante ese proyecto: «Es mi proyecto de vida. En el Real Madrid me dijeron una vez que iba a ser el quinto delantero y ese año fue el más exitoso de mi carrera».

Además, no teme que su imagen pública quede deteriorada: «La gente que me conoce sabe cuál es mi manera de pensar, cuál es mi manera de actuar. Mi credibilidad tiene que ver con lo que he hecho a lo largo de mi vida. Y eso, desde el punto de vista humano, es mucho más valioso que cualquier otro pensamiento».