Los coqueteos de Sandro Rosell con el independentismo
El Camp Nou acogió en junio de 2013 un «Concierto por la libertad» - EFE
BARCELONA

Los coqueteos de Sandro Rosell con el independentismo

Durante el mandato del presidente, los actos y las proclamas a favor de la secesión se han adueñado del estadio del Barcelona

Actualizado:

Desde la llegada al sillón presidencial del Barcelona, Sandro Rosell ha mostrado abiertamente firmes sus convicciones catalanistas, como ha puesto de manifiesto en numerosos actos en los que ha representado al club. En algunos casos ha ido más allá con declaraciones que han dado alas al nacionalismo radical.

Bajo el mandato de Rosell y en pleno debate soberanista, la entidad azulgrana ha recuperado los colores de la senyera en su segunda equipación, pero una de sus decisiones más polémicas fue abrir las puertas del Camp Nou y permitir que la cadena humana por la independencia celebrada durante la última Diada atravesara las instalaciones del club.

Sandro Rosell se ha mostrado más comedido que Joan Laporta, su antecesor en la presidencia, pero tampoco ha ocultado sus convicciones catalanistas. Así, siempre ha defendido públicamente el derecho de Cataluña a tener selecciones nacionales. También ha afirmado que, aunque el Barça no es un club independentista, sí es una entidad catalana y catalanista que «siempre defenderá» a Cataluña.

El presidente del Barcelona también generó una importante polémica al afirmar que, en el caso de que Cataluña lograra independizarse, la entidad azulgrana continuaría jugando en la Liga española. Durante el mandato de Rosell, el nacionalismo más radical ha encontrado acomodo en el Camp Nou y la exhibición de banderas esteladas y los gritos a favor de la independencia se suceden en cada partido. «Catalonia is not Spain» es una pancarta habitual en las gradas del fuedo azulgrana.