Hugo Sánchez: «Cristiano es el mejor. Yo era parecido»
Hugo Sánchez, embajador de la LFP en Miami - efe
FÚTBOL | entrevista

Hugo Sánchez: «Cristiano es el mejor. Yo era parecido»

Como embajador de la Liga en Miami, Hugo Sánchez ensalza las cualidades del fútbol español, mantiene su sueño de entrenar algún día al Madrid y compara su fútbol al de los grandes goleadores

Actualizado:

Hugo Sánchez atiende a la llamada de ABC en California, un trotamundos que ahora cumple con sus obligaciones de comentarista y trata de promocionar la Liga de Fútbol Profesional desde su nuevo cargo como embajador de la misma en Miami. Todo lo volcánico que era en el campo se camufla en un discurso reposado, hombre de extensa palabra al que no le importa el tiempo.

Durante tres cuartos de hora, Hugo Sánchez habla de todo, apasionado del fútbol y de su país, pendiente de alguna oferta que le satisfaga para volver a los banquillos después de sus anteriores experiencias. Y ahora vuelve al primer plano porque Cristiano Ronaldo le ha igualado con 164 goles en el Real Madrid y porque el atlético Diego Costa trató de imitarle con ese vuelo eterno contra el Logroñés, la chilena de las chilenas.

—Viendo el nivel de algunos futbolistas en España, no le costará demasiado vender y promocionar la LFP.

—Uno de los comentarios que hice en la televisión de Estados Unidos recientemente era que es un poco preocupante que se den resultados tan exagerados como los de la semana pasada con el Barcelona, el Real Madrid y el Atlético y que los técnicos y profesionales acepten esa diferencia antes de jugar. Hay gente que comenta que es aburrida la Liga y puede que se tengan que replantear algunas cosas. Hay que equilibrar las fuerzas. Pero si algo ha gustado al mundo, desde siempre, es la alta calidad que hay en España. De lo contrario, sí sería aburrido.

—¿Usted se aburre con esa diferencia en la Liga?

—No, no, la Liga no es aburrida. Es la más atractiva, la más llamativa, la que más talento tiene. Y lo que hay que hacer es procurar que no pierda ese atractivo. Hay otras competiciones como la inglesa o la alemana, pero ninguna como la española. Hay exceso de respeto. Y ese exceso se convierte en miedo. El miedo es porque las diferencias presupuestarias son demasiadas.

—¿Y cómo se equilibran fuerzas?

—Básicamente a nivel salarial, repartiendo fuerzas de forma justa. Hay demasiada diferencia.

—¿Echa de menos el banquillo? ¿Tiene planes para volver a entrenar?

—Yo sigo recibiendo ofertas. Pero con la experiencia que tuve en Almería y en Pachuca, equipos necesitados uno de permanencia y otro de distraer algunas malas decisiones, fui utilizado. Ahora tengo clarísimoque el próximo equipo tiene que ser más serio.

—¿Por qué se sintió utilizado?

—Se utilizó mi nombre más que mi capacidad. Mi capacidad es de sobra demostrada, soy el único bicampeón del fútbol mexicano hasta ahora (Pumas) y he adquirido mucha experiencia como entrenador, con clubes y selección nacional. Mi proyecto con la selección, que pretendía ser de 12 años, era para aspirar a ser campeones del mundo. Por no respaldarme, ahora estamos en el peor momento de nuestra historia.

—¿Le duele México y el estado de su selección, clasificada por los pelos en la repesca para el Mundial?

—El fútbol mexicano no está bien estructurado porque la Federación y la liga no son independientes. El poder está unificado o más bien condicionado. En México he puesto el ejemplo de España.

—¿Y de verdad cree que podía ser campeón del mundo con México?

—Claro que sí, claro. Para aspirar a ser campeón del mundo hay que respetar los proyectos. Apoyar a los que vivimos por y para el fútbol, sin intervenir. Hay calidad y talento, pero hace falta que la gente se lo crea, como la referencia que tuve con Luis Aragonés y España. Él fue quien cambió la mentalidad que luego siguió Del Bosque. A mí me exigieron firmar por las tres selecciones de México. Tenían que haberme cuidado. La gente ha de fijarse en la Copa América de Venezuela en 2007, esa es mi imagen como entrenador. Fuimos terceros ganando a Uruguay (3-1). Brasil y Argentina jugaron la final, obviamente. México debe ocupar ese lugar en el continente. Ahora estamos en lo más bajo.

—¿Y dónde quiere entrenar?

—En equipos que aspiren a ganar campeonatos. Equipos europeos o americanos que quieran ganar títulos. Yo quería meter la cabeza en el fútbol español. Cuando me llamó el Almería dije que sí, me interesaba. Cuando me di cuenta de las limitaciones, y conociendo mi mentalidad, decirle a los jugadores que vamos a trabajar para no descender es algo que no va conmigo. Yo siempre pienso en salir campeón.

—¿Cree que se le valora?

—Se me ha entendido, sí. Demostré, en México, en la selección y en España mis condiciones. Planté cara a los equipos más fuertes. Les costó uno y la mitad del otro para vencernos. ¿Se acuerda del marcaje a Xavi e Iniesta cuando estaba en Almería? Creo que nunca se ha visto y no sé por qué tienen miedo a hacerlo. Yo rompí la maquinaria del Barcelona (el conjunto azulgrana ganó por la mínima en el Camp Nou, 1-0).

—¿Sigue pensando en el Madrid?

—Es el sueño que tuve como jugador y ahora como entrenador. No descarto ir a un equipo de los grandes de España.

—¿Y otros países?

—Mire, yo me identifico tanto por España y por México, así que tendría que ser un país latino. El fútbol inglés como que hace falta algo más de confianza. A todos los niveles. Se me conoce a nivel mundial, pero dio la casualidad que cuando jugaba con el Atlético y el Madrid, los equipos británicos estaban sancionados y nunca jugué contra un equipo inglés. Falta algo de relación.

—¿Qué referencia tiene?

—Mi referencia mayor ha sido Luis Aragonés. Me ayudó mucho John Toshack. Luis tenía carácter, mentalidad, manera directa de decir las cosas. Toshack era serio, disciplina pura. Milutinovic también me marcó. Camacho, que es amigo mío. Clemente. Cruyff también me orientó, le pedí mucho consejo.

—¿Y su estilo?

—Mi estilo es ser compacto en defensa. Salir con el balón desde atrás, con mayor verticalidad y buscar la portería en el menor tiempo posible. Y hacer daño siempre. Un equipo bien compensado. La mezcla del Madrid y el Barcelona es lo perfecto.

—¿Y siempre con un «9» como usted?

—Depende de la generación de jugadores que tienes. Si no tienes a un delantero centro poste o rematador, como estamos acostumbrados, no es porque no se quiera, es porque no se tiene. Y son los que más cuestan, cada vez escasean más. Si te pones a pensar en «9» que podrían ir a los grandes, la mayoría están jugando en España. Y alguno fuera, como Falcao, Lewandowski o Drogba. Hay una racha muy buena de delanteros en España y se añadió Diego Costa, que es un delantero que por su carácter, personalidad y agresividad llama mucho la atención.

—Y marcó una chilena que rescata la suya contra el Logroñés.

—No fue exactamente igual. Pero Diego Costa tiene muchas virtudes, no cualquier delantero puede meter esos goles. Son muy poquitos en el mundo los que puedan regalar esta fantasía.

—¿Quiénes?

—Cristiano, Messi, Diego Costa, Negredo, Soldado… Y otros goleadores como Higuaín, Drogba, Lewandowski, Llorente. Tienen el don del remate.

—Usted marcó 38 goles un año y fue una proeza. Ahora, Messi y Cristiano lo superan casi por inercia.

Los tiempos cambian. En este caso, hay muchos ojos. Antes no había tantas cámaras y ojos que denunciaran entradas excesivamente rudas, provocaciones cuando el balón estaba al otro lado del campo. Ahora se sigue todo para proteger a los delanteros. Los indefensos son los defensas. Hasta casi se van a un lado porque si les tocan o tiran, amarilla o roja. Antes era difícil pasar de uno, y más de dos y no se diga de tres…. El primero te ablandaba, el segundo te doblaba y el tercero te remataba. Ahora no es tan complicado hacer daño en el área.

—Cristiano ha igualado sus 164 goles con el Madrid.

—Y más marcas que superará. Admiro todo lo que hace Cristiano y lo aplaudo, es un auténtico profesional. Se lo merece todo. Gente como él o como Messi, como los grandes jugadores, se merecen el aplauso.

—¿Con quién se queda?

—Cristiano es el mejor ahora mismo. Messi, cuando no sufría lesiones, estaba en disputa continua con Cristiano y eso ya va por gustos y simpatías. Pero Cristiano es el mejor.

—Y marcan muchísimos goles sin ser delanteros puros.

—Cristiano es más goleador. Messi es más jugador total. Cristiano tiene carácter, agresividad, atrevimiento, hambre de gol, desfachatez, con esa chulería que le va muy bien. Yo era parecido.

—¿Se ve reflejado en él?

—Me causa gracia cuando los padres le dicen a los niños que lo que hace ahora Cristiano lo hacía antes Hugo Sánchez. Hay cierto parecido, pero sobre todo en el hambre y en las ganas de ganar.

—¿Le falta otro «9» al Madrid?

—Benzema tiene que apretar mucho. Siento que tiene cualidades, tiene talento y el Madrid necesita un delantero que ayude a Cristiano en la responsabilidad de los goles. Cristiano solo no puede. Un ejemplo es Messi, que antes lo hacía todo solo en el Barça en lo que a goles se refiere. Ahora le buscan a gente que le apoye en esa responsabilidad. Si falla Messi, ¿quién mete los goles? ¿Y en el Madrid?

—La Liga, ¿para quién?

—El Atlético merece estar en la pelea. Será una disputa tremenda. Si Martino logra mantener y equilibrar fuerzas entre sus elementos, dependerá del Barcelona de no aflojar.

—¿Y el Mundial?

—Me encantaría una final entre España y México, pero sueño demasiado. Se acerca más a la realidad que sea un España-Brasil.