La hora de la verdad para Brasil
Hulk, Lucas Moura y Neymar, durante un entrenamiento de Brasil - reuters
copa confederaciones

La hora de la verdad para Brasil

La selección anfitriona abre el torneo ante Japón y se pone a prueba ante su afición a un año del Mundial

Actualizado:

Ha llegado la hora de la verdad para Brasil. La selección pentacampeona se pondrá a prueba por primera vez ante su afición frente a Japón, en Brasilia, el partido inaugural de la Copa Confederaciones. [En directo: Brasil, Japón, desde las 21.00]

El primer torneo oficial que disputa la «verdeamarela» bajo el comando de Luiz Felipe Scolari ocurre casi precisamente un año antes de la gran prueba: el Mundial de Brasil 2014, en el que los brasileños esperan olvidar el «Maracanazo» de 1950 y alzarse con el sexto título mundial que se les escapó en 2006 y 2010.

Para avanzar a las semifinales, «"Felipao» y sus pupilos tendrán que clasificarse entre los dos primeros del Grupo A, que integran además México —que se ha convertido en la última década en un verdugo de Brasil— y el tetracampeón Italia.

Para Scolari, ganar el partido de debut "es fundamental": "Es horrible jugar el primer partido en casa y perder. Se vuelve difícil administrar el ambiente: la afición, la prensa, los jugadores. Esto les digo a mis jugadores desde el inicio: es importante derrotar a Japón". "Es un torneo corto, y en tres partidos se definirá quiénes avanzan a semifinales. Por esto hay que empezar con buen pie", dijo asimismo el lateral Dani Alves, del Barcelona.

«Felipao» y el veterano Alves son conscientes de que tener la hinchada en contra convertirá la ventaja teórica de jugar en casa en un factor negativo más a un ambiente que, por ahora, no es de los más alentadores.

Brasil llega a la Copa Confederaciones en la peor posición de su historia en el ranking de la FIFA —el puesto 22—, y se enfrenta a una creciente impaciencia de la «torcida» por las mediocres presentaciones de los últimos años.

Scolari, quien comandó el equipo a la conquista del pentacampeonato en el Mundial de Corea y Japón 2002, reasumió la dirección técnica en noviembre pasado, con la misión de repetir la magia de hace once años, esta vez con un equipo cuya única estrella es el delantero Neymar, recién fichado por el Barcelona por 57 millones de euros.

En los amistosos disputados bajo su comando desde febrero, Brasil acumuló una derrota ante Inglaterra y empates con Italia, Rusia, Chile y de nuevo Inglaterra. Luego, goleó a la frágil selección de Bolivia y, el domingo pasado, logró su primer victoria sobre un equipo de punta desde 2009, al imponerse por 3-0 sobre Francia.