El Benfica continúa con su maldición y pierde la Copa in extremis
El entrenador del Benfica, Jorge Jesús, tras perder la final ante el Vitoria de Guimaraes - afp
portugal

El Benfica continúa con su maldición y pierde la Copa in extremis

Actualizado:

El Vitória Guimaraes ganó hoy su primera Copa de Portugal, en su sexta final, al remontar con dos goles el partido en el último cuarto de hora y dejar al Benfica sin títulos en esta temporada.En apenas dos minutos, el equipo de la ciudad del norte de Portugal marcó dos goles, a cargo del argelino Hillel Soudani (min. 80) y el portugués Ricardo Pereira (min. 82), frente al tanto de Nico Gaitán (min. 30).

La maldición del Benfica continúa. Los de Jorge Jesús perdieron con este el segundo título en importancia de Portugal y la posibilidad de curar las decepcionantes derrotas de las últimas semanas, en las que cedió la final de la Liga Europa al Chelsea y el campeonato luso al Oporto. El cuadro lisboeta ha sufrido un final de temporada extremadamente cruel. En la primera parte, Gaitán inauguró el marcador gracias a un error del defensa Kanu, que despejó la pelota contra el mismo jugador argentino. El rebote entró en la portería sin dar tiempo de reacción al guardameta brasileño Douglao.

Pero después de 80 minutos de superioridad de los "encarnados", un despeje desatinado del guardameta Artur fue aprovechado por el brasileño Crivellaro, que dio el pase de gol al argelino Hillel Soudani. Apenas dos minutos después, Ricardo remató a gol con el pie izquierdo desde fuera del área sin que el capitán Luisao ni el guardameta detuviesen el potente disparo.

Dominio estéril del Benfica

En un partido dominado por el Benfica, el gol de Gaitán pareció haber relajado a los "encarnados" frente a un Guimaraes que entró con fuerza y presión, pero que perdió varias oportunidades. Justo antes del primer tanto, un veloz Tiago Rodrigues subió desde el centro del campo un contraataque que el ganés David Addy desperdició con un torcido disparo, a pesar de su superioridad numérica frente a la portería.

El equipo de Rui Vitória ejerció una presión intensa al serbio Nemanja Matic, el medio centro que maneja las llaves del juego del Benfica y que ofreció algunos de los pases más precisos del partido. La primera mejor oportunidad de los "encarnados" llegó a los diez minutos de juego con un remate de cabeza del argentino Ezequiel Garay, recuperado de su reciente lesión.

El Guimaraes se quedó atrapado en el centro del campo y recurrió a los pases largos y contragolpes como una carrera peligrosa de Tiago desde el medio campo que acabó con el balón en las manos del guardameta Artur. Y solamente en los últimos minutos el Benfica, que atesora el récord de títulos de esta competición, perdió la que podría haber sido su vigésima quinta Copa de Portugal.