Manuel Llorente dimite como presidente del Valencia Club de Fútbol
Manuel Llorente, en una imagen de archivo - EFE
primera división

Manuel Llorente dimite como presidente del Valencia Club de Fútbol

Manuel Llorente tenía compromiso de permanencia hasta 2014 al frente del club, pero ha renunciado tras su enfrentamiento velado con la Generalitat por la renovación de los integrantes de la Fundación del club

Actualizado:

Manuel Llorente ha anunciado esta tarde su dimisión como presidente del consejo de administración del Valencia Club de Fútbol. La configuración del nuevo Patronato de la Fundación VCF, máxima accionista del club con el 70,06%, como figura gestora de la actividad económica y vigilante de los movimientos del consejo de la entidad deportiva, han sido claves en la decisión del dirigente, que perdía claramente fuerza ejecutiva. Será la propia Fundación la que nombre al nuevo presidente y miembros del consejo de la sociedad deportiva.

«He comunicado al consejo de administración y al presidente de la Generalitat mi renuncia al cargo de presidente del Valencia. He madurado la decisión en las últimas 24 horas y sobre todo tras escuchar el discurso del nuevo presidente del Patronato de la Fundación (Federico Varona). Desde hoy facilitaremos la transición», ha explicado Llorente, quien ha concretado que «uno tiene que tener la responsabilidad de saber cuando tiene que dejar el cargo».

«El Valencia está por encima de las personas y de las instituciones. Me voy con la conciencia del trabajo bien hecho, de que hemos conseguido mejorar un club que cuando llegamos estaba en una situación bastante precaria. Hemos conseguido un club que está mucho mejor que aquel día 7 de junio de 2009. Un club que está ahora mismo respetado en las instituciones futbolísticas de Europa, que hasta hace unos meses era el octavo de las calificaciones de la Uefa. Sigue en una situación delicada, pero sé con el esfuerzo de todos mejorará», ha leído Llorente muy emocionado y con dificultades para dirigir su alocución.

«Quiero agradecer a la afición su comprensión y el apoyo de la misma. Agradecer el apoyo de la familia. La confianza de las instituciones cuando pensaron en mí para ocupar el puesto. Agradecer a los amigos, técnicos, jugadores, medios de comunicación...», ha agradecido el exmandatario.

«Deseo que tanto la Fundación como el Valencia puedan solucionar todos los problemas y mantener un sentimiento que es infinito y para siempre», ha explicado Llorente.

Manuel Llorente inició su segunda etapa en el Valencia en verano de 2009. Su primer periodo lo desarrollo entre las funciones de gestión y luego como consejero delegado. Salió para ser presidente ejecutivo del Valencia Basket. Ya en 2009, llamado por Bancaja y José Luis Olivas, asumió la presidencia y una etapa de política de ajuste y equilibrio de las cuentas del Valencia.

La llegada de Llorente coincide con el proceso de ampliación de capital de la Sociedad Anónima Deportiva, ideada para evitar el concurso de acreedores y también la entrada de un más que dudoso grupo inversor de origen uruguayo (Inversiones Dalport). La masa social del club concurrió en 18 de los 92 millones de ampliación. El resto lo cubrió la Fundación a través de un crédito avalado (y recientemente anulado por una sentencia) por el Instituto Valenciano de Finanzas.

El gestor valenciano arrancó una etapa en la que se precisaba con absoluta urgencia caminar hacia el equilibrio de las cuentas de la entidad, la venta de las parcelas de Mestalla, lograr financiación para la reanudación de las obras del nuevo estadio (ahora lleva cuatro años paralizado desde la etapa de presidencia de Vicente Soriano), y negociar la refinanciación del crédito que el Valencia le adeuda a Bankia (se suscribió con Bancaja) de 219 millones de euros.

Joaquín Ríos, presumible sustituto

Bajo el mandato de Llorente la deuda del club ha bajado de 550 millones a 370. La política de ajuste, de bajar a la realidad económica, de venta de futbolistas importantes como Villa, Silva o Mata, entre otros han sido fundamentales para esa rebaja. Si bien no se ha podido concretar ninguna de las cuestiones relativas al viejo estadio del Valencia o el nuevo recinto. Hasta las últimas fechas mantenía conversaciones con Bankia para alcanzar un acuerdo para la refinanciación del crédito.

Al parecer, todo indica que su sustituto al frente del consejo de administración del equipo che será Joaquín Ríos Casanova, actual director general de Industria de la Generalitat valenciana.

Ayer trascendía que Bankia ha recurrido la sentencia que anula el aval concedido por la Generalitat a la Fundación VCF para comprar acciones del club con un crédito de Bancaja, y que había terminado con el Gobierno valenciano como principal responsable de la deuda del Valencia.