Verstappen celebra su segundo puesto en el Gran Premio de Austria
Verstappen celebra su segundo puesto en el Gran Premio de Austria - EFE
Gran Premio de Austria

Verstappen confirma su madurez en casa de Red Bull

El joven piloto neerlandés ha conseguido el segundo podio de su carrera en el hogar de su escudería

MadridActualizado:

Después del Gran Premio de España, en el que Verstappen se impuso en su primera carrera como piloto de Red Bull, aficionados y periodistas coincidían en admitir que Helmut Marko había vuelto a acertar. En la trituradora de talentos que es la academia de la escudería austriaca, un chaval de apenas 18 años había sido promocionado como piloto oficial de la escuadra principal de la noche a la mañana.

Los fríos datos decían que, en su etapa en Toro Rosso, el holandés había sido mejor que Carlos Sainz. Al menos, en cuanto a puntuación neta se refiere. Pero la sensación que se tenía en «El Gran Circo» era la de que aún no estaba preparado para afrontar retos mayores.

En su debut pareció poner punto en boca a los que le recriminaban su extremada impetuosidad sobre el asfalto y su escasa experiencia. Un año y cuatro carreras más parecían pocas para tomar el asiento de un equipo con aspiraciones de luchar por victorias, pero él conseguía una a las primeras de cambio.

Pero no todo iba a ser un cuento de hadas para Verstappen y las críticas resurgieron con el paso de las carreras. La primera victoria siempre es difícil de digerir, más aún si acabas de cumplir la mayoría de edad y te ves pasando de pelear por puntuar a competir por inscribir tu nombre como ganador de un Gran Premio de una carrera para otra.

Nuevo podio ante sus jefes

La irregularidad mostrada por el neerlandés en las tres carreras siguientes hicieron que se diluyeran los ecos de su triunfo en Montmeló. Pero, ¿qué mejor lugar que la casa de tus jefes para devolver todos los parabienes y la confianza depositados por Marko y compañía?

Su segundo puesto en el Gran Premio de Austria es el mejor regalo que «Mad Max» podía hacerle a su gran valedor. Y hay que tener en cuenta que, a diferencia de en Cataluña, esta vez los dos Mercedes consiguieron llegar a la línea de meta. En una época dominada con puño de hierro por las “flechas plateadas”, colarse entre medias de Hamilton y Rosberg no es tarea fácil, por mucho que el toque entre ambos en la última vuelta posibilitara dicha circunstancia.

Con este resultado, Verstappen ya lleva más puntos que Daniel Ricciardo en las cinco carreras en las que ambos han compartido equipo. El australiano, que consiguió derrotar al por entonces intocable Vettel cuando ambos pertenecían a Red Bull, ve ahora como el holandés comienza a hacerle sombra a plena vista de los jefes austriacos. Y Marko, desde su hogar a escasos 70 kilómetros del circuito, se frota las manos ante la joya que va puliendo en su escudería.