Lewis Hamilton, del equipo Mercedes, bajo la lluvia en Hungaroring
Lewis Hamilton, del equipo Mercedes, bajo la lluvia en Hungaroring - AFP

Fórmula 1Zarpazo de Hamilton bajo el diluvio húngaro

El británico se lleva la pole en el último segundo; Alonso saldrá undécimo y Sáinz quinto

BarcelonaActualizado:

Apasionante la carrera que se presenta mañana una semana después de que el Mundial de Fórmula Uno diera un giro tremendo. Lewis Hamilton se aseguró la primera plaza ayudado por la lluvia y Sebastian Vettel será el encargado, esta vez, tener que remontar desde la cuarta posición para no distanciarse aún más del británico en la clasificación general. «Ha sido muy difícil conducir, sobre todo al principio. Al final ha sido un gran reto por cómo estaba la pista y hemos tenido que tener mucho cuidado con los neumáticos. Estamos en una buena posicion y trataremos de mantener los coches rojos a raya», explicó Hamiltón tras bajarse del coche. El mejor de los Ferraris era optimista. «No es la mejor situación pero he disfrutado el coche, he tenido suerte con los neumáticos, he tenido mucho agarre y hemos mejorado. Nos hubiera gustado estar en la pole pero no ha podido ser», explicó Raikkonen.

De nuevo la lluvia volvió a condicionar una clasificación en un Gran Premio. Si en Alemania fue determinante, tanto en la carrera con la remontada de Hamilton y el descalabro de Vettel, como en la califictoria, en Hungría se vivieron sensaciones similares. Empezó el tramo decisivo del día con lluvia ligera sobre el circuito de Hungaroring, lo que llevó a todos los pilotos a montar neumáticos intermedios en la Q1. Pero poco a poco se fue secando la pista y se produjeron los primeros cambios con la mayoría decantándose por los ultrablandos. Los pilotos que montaron el seco fueron mejorando a los que estaban líderes. Cada piloto que marcaba tiempo con las gomas de seco se colocaba arriba. Incluso Vettel estuvo en zona de peligro aunque al final no hubo excesivas sorpresas. Ricciardo se salvó porque mejoró en el último intento. Magnussen también se salvó en el último momento y fueron Vandoorne, Leclerc, Ocon, Pérez y Sirotkin los cinco eliminados.

La Q2 presentaba un circuito complicadísimo, con zonas en la que diluviaba y el asfalto estaba anegado de agua y otras en la que estaba completamente seco. Acertar con los neumaticos era prácticamente imposible. Una vuelta les bastó a todos para entender que debían cambiar sus gomas y fueron entrando en tropel a boxes. Aprovechó Vettel la confusión para acabar una vuelta con un tiempo más que aceptable: 1.28.636. Stroll fue el primer damnificado por la situación extrema. El canadiense de Williams perdió el alerón, se quedó fuera de carrera y forzó una bandera amarilla que a punto estuvo de volver a repetirse poco después con Ricciardo. La pista iba empeorando a pasos agigantados. Era necesario el neumático de lluvia extrema aunque algunas zonas fueran ideales para los intermedios. Se sucedían las vueltas y el tiempo marcado por Vettel seguía siendo válido para liderar esta segunda clasificatoria. Carlos Sainz se pegaba al alemán en la segunda plaza y Alonso no lograba salir de la zona de eliminación. Hulkenberg y Ericsson tambien se quedaron fuera de la última clasificatoria. Tensa fue la conversación entre Alonso y su ingeniero: «Deberíamos irnos al garaje», comentaba molesto el astiriano viendo que no podía mejorar los resultados de su coche. Poco después se mostraba satisfecho por la posición lograda: «Saliendo bien mañana tenemos posibilidades de puntuar. Me siento afortunado de la crono. La lluvia nos ha ayudado y podemos darnos con un canto en los dientes. Estoy bastante contento».

Los últimos doce minutos, los decisivos, se iniciaban convirtiendo la Q3 en la más abierta de toda la temporada gracias a la lluvia extrema y las previsiones metereológicas. Y si la lluvia convirtió a Hamilton en protagonista en Hockenheim, volvió a favorecer a Mercedes en Hungría. El británico aprovechó el agua en pista y la dificultad para poner la tempratura adecuada de las gomas para inscribir su nombre en el puesto más adelantado de la parrilla. Bottas le acompañaba, firmando un doblete que a la flecha plateada le venía de perlas pero no estaba todo dicho y Raikkonen quería ser protagonista. El piloto de Ferrari le sacó medio segundo al británico para liderar la clasificación, lo que provocó que tanto Hamilton como Bottas entraran en boxes para cambiar neumáticos y disponer de una última oportunidad. Todo ello era aprovechado por Carlos Sainz para asentarse en una tercera posición que se perfilaba como histórica. Pero como suele ser habitual, la última vuelta siempre es apasionante e inesperada. Los tiempos fueron mejorándosea y el gran beneficiado fue Mercedes, que colocó a sus dos pilotos, Hamilton y Bottas, en primera línea, seguidos por Ferrari en las figuras de Raikkonen y Vettel. Carlos Sainz al final fue quinto.