Fórmula 1El último gesto de respeto entre Vettel y Hamilton

Pese a su encarnizada rivalidad sobre la pista y los piques del pasado, el alemán y el inglés mostraron en Abu Dabi su cara más deportiva con una bonita iniciativa

Actualizado:

Poco queda en la actualidad de aquellos duros intercambios de palabras que protagonizaron Lewis Hamilton y Sebastian Vettel en los momentos claves del Mundial de Fórmula 1. Dardos repletos de ironía, indirectas, contestaciones cortantes... parece ahora que respondían a la tensión de lo que había entonces en juego. Pese a los encontronazos, ambos lograron rebajar la temperatura de estos duelos fuera de la pista para mantener una cordial relación, que ha alcanzado su máxima expresión en la recta final del curso, con el título ya decidido, y en la última carrera del año, en Abu Dabi.

El secreto del buen rollo entre estos enemigos deportivos que se disputan la fama a más de 200 kilómetros por hora está en el respeto mutuo que se profesan y, como apuntaba el propio Vettel, en su pasión común por la F1: «Creo que incluso pese a que somos personas muy diferentes, compartimos, todos nosotros, una pasión común y eso nos vuelve a igualar. Nos encantan las carreras y tratamos de dar lo mejor. Creo que en ese sentido, no veo por qué deberíamos seguir con la polémica».

En Abu Dabi, última carrera de la temporada, ambos llevaron ese respeto a un nivel superios, intercambiando elogios, participando juntos en el homenaje a Fernando Alonso en su despedida, y con un acto muy personal y llamativo.

Lo dio a conocer el equipo Mercedes a través de su cuenta en la red social Twitter. El alemán y el inglés intercambiaron sus cascos en un bonito acto de confraternización impensable hace solo unos meses.

«Esto es algo poco habitual, la máxima señal de respeto entre dos pilotos», señalan ambos en el vídeo publicado por la escudería alemana. Un gesto al que acompañó un sincero choque de manos y un «gran trabajo este año», lanzado por Hamilton, al que Vettel contestó, «no, el tuyo, que has ganado el quinto campeonato del mundo».

Eso sí, el acto no pudo terminar sin que el campeón, Hamilton, le tirase una pulla a su rival entre risas: «Qué cabeza más pequeña tienes».