Fórmula 1¿Quién es quién en la revolución de McLaren?

La salida de Boullier abre una nueva etapa en la escudería británica que trabaja ya en mejorar lo antes posible

Actualizado:

La condena de Eric Boullier, que ayer presentó su dimisión como director de carreras del equipo McLaren, llegó el año pasado cuando aseguró que el chasis de la escudería de Woking era el mejor de la Fórmula 1 y que solo el pobre trabajo de Honda evitaba resultados mejores. Esa afirmación le ha perseguido durante los primeros meses de 2018, porque la llegada de Renault como nuevo proveedor de motores no ha supuesto la mejora esperada, lo que había situado el foco en la figura del francés, responsable final del proyecto desde 2014.

«Es el momento adecuado para dejarlo. Quiero desearle a todos en McLaren lo mejor para el resto de temporada y el futuro», explicó ayer el galo en su despedida. Hacía ya tiempo que todos los dedos apuntaban a Boullier, aunque su marcha a mitad de temporada no era lo esperado. La dimisión, aceptada por Zak Brown –presidente ejecutivo de McLaren Racing– con el conocimiento de Fernando Alonso, ha provocado una revolución dentro del equipo, que este fin de semana lucirá ya nueva estructura en el Gran Premio de Gran Bretaña. «El rendimiento del monoplaza de 2018 no ha cumplido con las expectativas. Estos cambios son el comienzo de un programa integral de movimientos. El equipo invertirá para retener y atraer a los mejores talentos para devolver a McLaren Racing al frente de la parrilla», señala el comunicado hecho público ayer por la escudería de Woking.

La marcha de Boullier ha dejado al equipo desnudo a dos días de viajar al Gran Premio más importante para ellos. Silverstone acoge este fin de semana la siguiente prueba del Mundial, donde McLaren acudirá por primera vez en cuatro años sin el francés como cabeza visible. En su lugar, Zak Brown ha confiado la estrategia del equipo a Andrea Stella, exingeniero de Fernando Alonso en Ferrari, junto al que llegó hace tres años a McLaren. El italiano ejercerá como «director de rendimiento», responsable último de lo que ocurra sobre la pista.

Junto a él estará Gil de Ferran, otro de los hombres cercanos a Alonso, que es el nuevo director deportivo. El piloto español le tuvo como consejero en las 500 Millas de Indianápolis y desde entonces la relación entre ambos ha sido estrecha. De Ferran tendrá que mejorar el rendimiento del equipo, tratando de encontrar talento en el mercado para maximizar el rendimiento.

La opinión de Alonso

En la búsqueda para mejorar en el apartado técnico, Simon Roberts –jefe de operaciones de McLaren Racing– será la cabeza pensante en el centro de Woking, donde supervisará la fabricación, la ingeniería y la logística a partir de ahora.

Fernando Alonso ha estado al tanto de todo este proceso de reestructuración que comenzó ayer y que se alargará durante los próximos meses. Según confirmó el propio Zak Brown en la «BBC», el piloto español ha sido requerido para dar su opinión sobre los movimientos y la salida de Boullier ha contado con su visto bueno.

Con los cambios iniciados para este fin de semana, McLaren busca mejorar su rendimiento, pero también atraer el interés de Alonso para una posible continuidad del asturiano. «Estamos saliendo de siete y ocho años en los que hemos estado desestabilizados. Nuestros problemas no llegaron de la noche a la mañana, así que tampoco vamos a solucionarlos de un día para otro», señala Brown, confiado en que esta vez, por fin, el camino elegido para devolver a McLaren a lo más alto de la parrilla sea el correcto. Habrá que esperar unos meses para saberlo, pero la revolución está en marcha.