Lewis Hamilton durante el Gran Premio de Alemania
Lewis Hamilton durante el Gran Premio de Alemania - REUTERS

Fórmula 1La lluvia bendice a Hamilton

El británico logra una histórica remontada para debancar a Vettel, que abandonó, en el liderato del Mundial

Actualizado:

Loca carrera la del Gran Premio de Alemania que dejó en la cuneta a Sebastian Vettel cuando tenía todos los ases en la manga para ganar la carrera y dar un golpe de efecto al Mundial, y encumbró a un desahuciado Lewis Hamilton, que fue capaz de remontar desde el puesto 14 para ganar una carrera en la que la lluvia fue la gran protagonista. El fiasco en las clasificatorias del piloto británico y la buena salida de Vettel tras apagarse los semáforos hacían presagiar pocas novedades en las apuestas iniciales. Todos los pilotos miraban al cielo esperando a la lluvia y las escuderías cruzaban los dedos para que la estrategia escogida fuera la idónea. Los radares presagiaban lluvia hacia mitad de carrera y casi todos los pilotos optaron por montar gomas blandas, salvo algunos que no tenían nada que perder que optaban por los intermedios.

La carrera discurría dentro de los parámetros esperados. Con Vettel marcando diferencias y distanciándose y con Hamilton rebasando coches vuelta a vuelta. Mientras Sainz era perjudicado por un frenazo en la salida de Hulkenberg, el piloto de Mercedes solo necesitaba cuatro vueltas para colocarse décimo. Ya estaba en los puntos pero le sabía a poco. Octavo tras ocho vueltas, sexto en la undécima, quinto en la décimoquinta, aunque en ese momento las distancias ya eran considerables. El cuarto puesto, de Verstappen, estaba a 15 segundos.

Ricciardo se salió de pista y quedó fuera de carrera completando un pésimo fin de semana y Hamilton se colocó el cuchillo entre los dientes para acometer el asalto al podio. Ferrari tiró de radio y ordenó a Raikkonen que se dejara adelantar por Vettel. El disciplinado piloto finlandés no puso objeciones y dejó pasar a su compañero de equipo. Y aquí se descontroló la carrera. El meteorólogo de Mercedes merece buena parte del éxito de Hamilton.

Mientras todas las escuderían manejaban datos respeto a la inminente aparición de lluvia, Hamilton recibía ordenes contrarias. «Ligera lluvia en la curva 6», le dijeron por radio. Y optó por montar ultrablandos mientras el resto optaba por los de lluvia. Tenía que aguantar 25 vueltas con esas gomas y manejarse bien en la zona mojada.

Pero el golpe de efecto lo protagonizó Vettel, que en la vuelta 52 no pudo dominar el coche en una zona con abundante agua y estampaba su monoplaza contra el muro. Idéntica imagen la del alemán a la de ayer de Hamilton, entrando en boxes completamente abatido sabiendo el golpe de efecto que supone para el Mundial.

Coche de seguridad y nueva carrera tras el primer abandono de Vettel este año. Hamilton supo gestionar lo que quedaba de carrera y entró primero en meta culminando una remontada historica. Nadie había logrado ganar una carrera tras partir desde el puesto 14 en la parrilla de salida. Además, el británico de Mercedes rebasa a Vettel en la clasificación de pilotos y lidera el Mundial con 188 puntos, 17 por encima del alemán. Bottas, segundo, y Raikkonen, tercero, completan un podio de una carrera en la que Alonso abandonó en la última vuelta y no acabó el Gran Premio. Sainz ha acabado doce y ha quedado fuera de los puntos. Mala carrera para los pilotos españoles, que no han estado acertados en la elección de neumáticos.