Mundial de resistencia

«Sé que el día del adiós será emotivo y especial»

Fernando Alonso disfruta en Shanghái de su liderato en el WEC e imagina su despedida dentro de dos domingos en Abu Dabi

Enviado especial a Shanghái (China)Actualizado:

El circuito de Shanghái está medio desierto a eso de las dos de la tarde, cuando Fernando Alonso ha quedado con ABC en una entrevista con un reducido grupo de medios españoles desplazados hasta esta gigantesca urbe. El asturiano viene de lejos, cruzando océanos en un final de curso de aeropuertos. Desde Brasil hasta el sur de China atravesando el Pacífico en una secuencia tremenda de 26 carreras en 2018, el año en que anunció que se retira de la Fórmula 1. En Shanghái disputa el otro Mundial, el que aún no ha calado en la gente pero a él le reporta más satisfacciones, el WEC de resistencia con el equipo Toyota.

Dos Mundiales a la vez. «Estoy un poco cansado, sí. Solo quedan dos carreras, Shanghái y Abu Dabi. Estoy más cansado por los viajes constantes, por los cambios de horario y de continentes, por los eventos… Pero estoy muy contento cuando me subo a un coche, con ganas siempre de ponerme el casco y pilotar. Por ejemplo, los entrenamientos libres del WEC, siempre son un desafío cada fin de semana».

Mucho trajín. «Es un año de muchos cambios cada semana. Son muchos eventos, muchos test, que tal vez no se ven, no son tan públicos, y luego los coches que se comportan y se conducen de muy diferente manera. Hay que adaptarse porque es lo que hay».

Preparación. «Me preparé bien a principio de año, hice mucho entrenamiento, mucho simulador. También hemos realizado mucho estudio de las características de cada coche. En cada carrera, los ingenieros preparan bastantes documentos con los objetivos del fin de semana, de lo que hay que hacer. Pues bueno, me los estudio un poco. Esta noche, por ejemplo, veré muchos vídeos de la carrera del año pasado, las cámaras on board. Cuando me subo al coche, suelo estar bastante preparado».

El Mundial de Resistencia. «Estamos en Shanghái, con un coche nuevo en un circuito bien conocido por mí después de tantos años en la Fórmula 1. Es una sensación bonita conducir el Toyota aquí. Esperemos ganar otra vez. De cuatro carreras, ganamos tres y acabamos segundos en otra, aunque una (Silverstone) la perdimos luego. Veremos si podemos luchar por la victoria y si podemos estar delante del coche 7. En las carreras de 6 Horas todo cambia, los coches se comportan mejor o peor, porque en los libres haces ocho vueltas y en carrera, con 43, todo cambia. Pierdes o ganas respecto al otro coche y no sabes por qué. Tenemos que seguir así, sin cometer errores, sin tocarnos con otros coches que te pueda llevar al abandono. Aunque parecen fáciles de ejecutar, las carreras de Resistencia son de una concentración máxima. Cuando te subes al coche y te toca el turno, tienes que hacerlo a la perfección y fiarte de tus compañeros».

Feliz en Toyota. «Es uno de los mejores equipo en los que he estado. En planificación y ejecución de carreras, están a un nivel altísimo. No ha habido ningún fallo o imprevisto ante el que no supiésemos reaccionar. El nivel de preparación y profesionalidad ha sido muy alto. Es cierto que no hemos tenido la competencia directa de otro coche híbrido, que nos presionase. Tenemos un margen que facilita las cosas. Habremos hecho más de treinta paradas y todas han salido a la perfección».

Recuerdos. «Gané con la Fórmula 1 en 2005 y 2013 y siempre guardo buenos recuerdos en China. Es un circuito que siempre se ha dado bien, hay mucha degradación neumáticos delanteros porque las curvas son largas. Y ese ha sido uno de mis puntos fuertes, el cuidado de los neumáticos delanteros. Creo que tendremos un buen fin de semana».

Última carrera en dos domingos. «Ahora no es especial, porque estoy con la mente totalmente en el WEC. Pero la próxima semana, sobre todo el día de la carrera, va a ser emotiva y especial. Me ha pasado un poco en las últimas carreras. Siempre me dicen, es tu último vez en Brasil o en otro sitio, y no siento nada en los ensayos, pero llega la carrera, recoges la bolsa, te vistes y echas la vista atrás y piensas, no volveré a este paddock. En Abu Dabi será lo mismo, pero multiplicado por cien porque será la última».

La retirada. «Lo anuncié en agosto, porque tengo otros objetivos, alguno ya lo hemos confirmado, como las 500 Millas Indianápolis, y otros que se conocerán para la próxima temporada».

Consejos a los jóvenes. «El motor es deporte muy complejo. En tenis tú coges una raqueta y puedes llegar al máximo nivel, En motor necesitas muchas cosas, necesitas un equipo detrás, muchos patrocinadores, mucho dinero... Una vez que llegas al top, cuando te subes al coche, cuando puedes entrenar y tienes conocimiento de la competición, es distinto. Eso sí es un buen legado para los chicos».