Fórmula 1El acuerdo entre Alonso y Red Bull fracasó en una reunión secreta en Madrid

La escudería austriaca revela que en 2007 quisieron ficharle, pero que el asturiano no mostró interés

Carlos Sainz Jr. denuncia una agresión de un taxista a su hermana

Horario y dónde ver las 24 Horas de Daytona

Actualizado:

La complicada relación entre Fernando Alonso y la escudería Red Bull vive un nuevo capítulo. Helmut Marko, asesor del equipo austriaco y director de su programa de jóvenes pilotos, ha revelado que en 2007 estuvieron cerca de fichar al piloto asturiano, pero que el acuerdo, fraguado en una reunión secreta en Madrid, fracasó por la falta de interés de Alonso.

2007 fue el año de Alonso en McLaren, de su feroz pelea con Lewis Hamilton y del regalo que entre ambos le hicieron a Kimi Raikkonen, sorprendente ganador del Mundial en la última carrera. Desde mitad de temporada se sabía que Alonso y McLaren no aguantarían mucho juntos, y se comenzó a especular con el posible destino del español. Sonaban Renault y Toyota, con Ferrari siempre en el horizonte, y también Red Bull. En aquellos tiempos aún se desconocía el enorme potencial del equipo austriaco, que apenas disfrutaba de un monoplaza válido para la mitad de la tabla, aunque con aspiraciones (y mucho dinero).

El momento clave llegó en el GP de Bélgica, cuando se descubrió a Alonso en el hospitality de Red Bull reunido con Christian Horner. El fichaje pasó a ser una posibilidad real. Ahora, once años después, Marko ha explicado en una entrevista a motorsport-total las razones de por qué no salió adelante, y se remite a una reunión secreta en Madrid, en el otoño de 2007, con Luis García Abad, mánager del piloto: «Alonso y su gente fueron muy exigentes, no tanto con el dinero que querían, sino más sobre los eventos y las relaciones públicas, el merchandising y demás... Dijimos, 'ok, veamos los detalles'. Les pedimos que nos enviaran un borrador de contrato en una semana. Pero después de 14 días no habíamos recibido nada. Tampoco tres semanas después. Así que le dijimos a García Abad que ya no teníamos interés».

En 2008, Red Bull terminó en séptima posición el Mundial de contructores. En 2009, sin embargo, acabó segundo tras el sorprendente Brawn. Para ese año el coche ya había sido diseñado por completo por Adrian Newey. En 2010 comenzó el dominio de Red Bull que llevó a Sebastian Vettel a ganar cuatro mundiales consecutivos coincidiendo con la etapa de Alonso en Ferrari.

En 2018 se desataron las hostilidades entre Red Bull y Alonso. Desde la escudería austriaca negaron tener interés en contar con el español en 2019, le acusaron de llevar el caos allá por donde iba y explicaron que el único acercamiento entre ambos fue en ese 2007. Alonso, por su parte, reveló que había recibido hasta cinco ofertas de Red Bull durante su carrera, y que las dos últimas eran de ese mismo 2018.