fórmula 1 - gp ee.uu.

Hamilton, tricampeón mundial

El inglés logra su tercer título mundial después de ganar una carrera loca en Austin y de un año abrumador

Actualizado:

Un superclase como es, Lewis Hamilton no quiso esperar más. En la primera bola de partido consumó su obra. Campeón del mundo por tercera vez después de una bendita locura en Austin, una carrera emocionante y loca que condecoró al mejor piloto y al mejor coche. Hamilton venció a lo grande, pasando por encima de todos en Texas y por encima de su compañero Nico Rosberg, incapaz de sujetar al vendaval. Carlos Sainz fue séptimo y Fernando Alonso, undécimo después de navegar durante muchos minutos en la quinta posición.

El décimo triunfo de Hamilton en 2015 lo dice todo. Una cifra bárbara para el monoplaza más dominante de la historia que, en manos de Hamilton, parece todavía mejor. «Gracias, me habéis dado todo lo que necesito para ser campeón», agradeció el inglés desde el palco, con el genial Elton John en chándal haciendo las entrevistas.

La carrera estuvo marcada por el inicio en mojado y después en seco, un carrusel que generó entretenimiento, diversidad y adelantamientos. Una de las mejores carreras del año, aderezada con tres coches de seguridad.

Lo tuvo todo el gran premio y Hamilton estuvo a punto de no proclamarse campeón en sucesivos pasajes: con Ricciardo al frente, Rosberg líder, con Vettel amenazando la segunda posición. Diversión total para un Mundial sentenciado hace semanas. Rosberg no puede con su compañero. En Austin cometió otro error cuando Hamilton le apretó.

Hamilton alcanzó con sus tres títulos a auténticas leyendas de la F1, como Brabham, Stewart, Lauda, Piquet o Senna. Está en su mejor momento y tiene por delante un periodo de éxitos si nadie lo remedia.

Buena carrera de los McLaren, con Button sexto y Alonso undécimo. Funcionaron bien con agua los dos coches y también en seco. Magnífico Carlos Sainz, último en la salida y séptimo en la meta después de mil luchas.