Mónaco y Ferrari no conectan
El alemán Michael Schumacher logró el último triunfo de Ferrari en Mónaco, en 2001 - AFP
GP DE MÓNACO

Mónaco y Ferrari no conectan

La escudería italiana solo ha logrado ocho triunfos en el Principado y ya acumula once años de sequía

JAVIER ASPRÓN
Actualizado:

Cubierto el periplo asiático y la carrera de Barcelona, Ferrari ya puede presentar su primer balance del año. De momento el saldo parece positivo. Sin excesivas florituras, pero con unos números lo suficientemente atractivos para dejar en el olvido el mal inicio de las últimas temporadas. Dos victorias y un segundo puesto en cinco carreras mantienen a Fernando Alonso en la tercera plaza del Mundial, a 17 puntos de Vettel. Una posición más que aceptable pese a los desafortunados incidentes con los alerones de Malasia y Bahréin.

En este contexto llega Ferrari a Mónaco, la carrera más especial y que más focos concita de toda la temporada, pero también un motivo de doble preocupación para la escudería italiana. En primer lugar, porque la clasificación de los sábados resulta aquí más esencial que en ningún otro circuito. Ocho de las diez últimas carreras monegascas las ha ganado el autor de la pole. Y ese sigue siendo el principal punto débil de los bólidos rojos. Ni siquiera la excesiva degradación de los neumáticos, la polémica preferida de este inicio de temporada y motivo de desvelo para Red Bull, parece que será capaz de cambiar la tendencia.

En Mónaco, adonde Pirelli ha llevado sus dos compuestos más blandos, la estrategia predilecta variará entre una y dos paradas. Menos opciones, en consecuencia, para quienes salgan a la zaga del grupo.

El segundo motivo de preocupación se produce al comprobar que Mónaco y Ferrari nunca se han llevado del todo bien. Son, quizá, los dos principales intérpretes de este descomunal montaje que es la Fórmula 1. El primero cumplirá este domingo sesenta ediciones en los grandes premios, y el segundo es el único equipo que se mantiene en el Mundial desde su fundación en 1950. Las carreras no se entenderían igual sin la presencia de cualquiera de ellos. Y sin embargo, la combinación entre ambos no ha funcionado demasiado a menudo.

Ferrari solo ha ganado ocho veces en Montecarlo, la última de ellas en 2001. Son ya once carreras de sequía, una eternidad para los de Maranello comparado con cualquier otro circuito. En el pasado, incluso, llegó a juntar rachas de hasta 19 y 15 años sin subir a lo más alto del podio (entre 1956 y 1975 y entre 1982 y 1997). Para Ferrari, que gana una de cada cuatro carreras en las que participa, un 25,8% de éxito asegurado según las estadísticas, las calles del Principado son un enigma casi irresoluble donde ese porcentaje cae hasta el 13,5%. Todo lo contrario que McLaren, al que Mónaco se le da especialmente bien y suma 15 triunfos, un tercio de ellos a manos de Ayrton Senna.

De la extensa nómina de pilotos con los que ha contado Ferrari en su historia, solo cinco supieron sobreponerse a esa especie de maleficio: Trintignant, Lauda, Scheckter, Gilles Villeneuve y Michael Schumacher. Quitando al primero, el resto logró sus triunfos en momentos muy definidos y de claro dominio ferrarista. Hubo cuatro triunfos entre 1975 y 1981, y otros tres entre 1997 y 2001. Entre esos dos periodos Ferrari llegó a sumar cinco títulos mundiales.

Alonso con tres equipos

Del otro lado, Barrichello, Berger, Prost, Regazzoni o Raikkonen son algunos de los nombres ilustres que fallaron en el intento. Tampoco Alonso fue capaz de vencer en Mónaco en sus tres temporadas anteriores con Ferrari. Sí lo hizo con Renault (2006) y McLaren (2007), por lo que de lograrlo este año, se convertiría en el único piloto de la historia en ganar en el Principado con tres escuderías diferentes. El ovetense fue tercero en 2012 y segundo en 2011. En 2011 acabó sexto saliendo desde el fondo de la parrilla, cuando un accidente en los libres dañó su monoplaza y no pudo tomar parte en la clasificación.

El español también podría alcanzar en Mónaco una cifra redonda: 90 podios en su carrera.