Emana, el primero en el escaparate

MATEO GONZÁLEZ
SEVILLA Actualizado:

Empeñado en considerar que la vida sigue igual, Manuel Ruiz de Lopera mantiene toda su estructura de club y realiza movimientos de cara a la próxima temporada. Parece que nada ha pasado en la entidad verdiblanca, sólo que hay que apretarse el cinturón (no parecen darse cuenta que es por una desastrosa gestión y un evidente fracaso deportivo) y ante ello aplican medidas como la anunciada por este periódico de tratar de renegociar a la larga los plazos de los pagos a los futbolistas (hoy debe haber una solución) o poner en el escaparate a sus más cotizados elementos. Éste es el caso de Achille Emana, que hoy disputará su último partido del Mundial con la ya eliminada Camerún, y que ya está siendo movido en el mercado por parte de los heliopolitanos, que marcan un precio de partida relativamente cercano a lo que abonó por el africano al Toulouse hace dos veranos: más de siete millones de euros.

El caso es que se considera que Emana es el futbolista de la plantilla verdiblanca

por el que se puede ingresar más dinero hoy en día y esa circunstancia hace que su venta sea prioritaria, toda vez que las necesidad económicas están ahora por encima de las deportivas ya que deben afrontarse pagos inmediatos, no hay liquidez y el club se reforzará con futbolistas de perfil bajo entre los que no cuadra un mundialista con una ficha superior al 1,5 millones de euros, como es el caso del centrocampista camerunés. Ocurre, sin embargo, que pocas ofertas concretas han llegado al club por este jugador. Sólo preguntas por cuánto lo soltaría el Betis u ofrecimientos rechazados de plano como cesiones por una temporada. La idea es venderle y hacer caja por un futbolista de gran potencial y enorme calidad y que aún tiene fútbol por delante, ya que cuenta con 28 años. Emana ha sido uno de los máximos goleadores béticos en sus dos temporadas en Heliópolis e incluso ha sido capitán del equipo, pero por el contrario ha protagonizado episodios que han hecho que en ocasiones haya sido

puesta en duda su profesionalidad y su compromiso.

Al final de la pasada pretemporada el jugador presionó para marcharse pero no lo consiguió porque el club pedía más de diez millones de euros por él y se rechazaron todas las ofertas existentes. El Betis esperaba que el Mundial fuera un buen escaparate para que el camerunés se pusiera en el mercado, pero Camerún fue la primera selección eliminada en Sudáfrica y el bético fue suplente en el primer partido y titular en el segundo, cuando sí tuvo una buena actuación.

Todo sigue igual en el club

Mientras, en las oficinas del Betis se sigue trabajando como si nada hubiera pasado. Los mismos protagonistas del desastre de la pasada campaña permanecen en sus cargos y parecen dispuestos a preparar el próximo ejercicio. De hecho, Manuel Momparlet, el director deportivo, es quien más se está moviendo y tratando de acercar posturas con los futbolistas que interesan, aunque Lopera no cierra ninguna de las

operaciones. Ni siquiera la de Víctor Fernández, que ayer se marchó de vacaciones dejando atada su continuidad, ya que se cumplirá su condición de ser quien decida las contrataciones. Tanto es así que Momparlet ha sondeado a los futbolistas que el aragonés ha recomendado. Y Lopera, por su cuenta, ha tocado a Rivas, tal y como anunciábamos en estas líneas, y el nazareno se lo piensa. «No descarto seguir. El Betis es mi primera opción», dijo a Europa Press.