CICLISMO

Clembuterol, el dopaje de las modelos

Es un estimulador de la función pulmonar que contiene efectos anabolizantes y que se usa, sobre todo, en animales

MADRID Actualizado:

La sustancia que ha amargado la vida a Alberto Contador y ha puesto en entredicho de nuevo al ciclismo español, el clembuterol, es un estimulador de la función pulmonar que contiene efectos anabolizantes y que se usa, sobre todo, en animales, no en humanos.

Sin embargo, su aparición en la escena deportiva se remonta al año 1984, cuando se comprobó empíricamente la existencia de una beta-bloqueante que se utilizaba para engordar el ganado y que había sido utilizado por algunos deportistas. Detectable en los controles desde 1992, numerosos atletas han caído en sus garras, entre otros, destacadas estrellas como el campeón olímpico de judo Tom Wen y la velocista alemana Katrin Krabbe.

También la policía encontró esta sustancia en la casa del fallecido fenómeno belga Frank Vandenbroucke durante un registro.

En España está prohibido su uso tanto en humanos como en animales, debido sobre todo a sus efectos secundarios, que pueden provocar infartos, agresividad, irritación y espasmos. El clembuterol se puede consumir en pastillas, aerosoles o por vía intravenosa. En otros ámbitos, a este producto se le conoce como el «dopaje de las modelos», porque reduce la sensación de hambre y ayuda a perder peso.

El clembuterol figura en la lista de productos prohibidos del Código Mundial Antidopaje y, contrariamente a lo que sucede con otros productos, no tiene fijado un nivel mínimo de detección. Es decir, su sola presencia en el organismo, por pequeña que sea como en el caso de Contador, es considerado dopaje, lo que conlleva, en teoría, castigo inmediato.