Más gestiones para ONCE y Banesto

J. C. C.
Actualizado:

CUENCA. Manolo Sáiz confiesa que apenas duerme durante la Vuelta. El insomnio no se debe al liderato de Nozal o las funciones de Igor, sino al futuro sin resolver del ONCE-Eroski. Un agosto prolongado de visitas a despachos de directores generales y jefes de publicidad no ha cuajado aún en un sustituto. Sáiz y el mánager Pablo Antón le han encargado a una empresa de comunicación y relaciones públicas la gestión para negociar en su nombre. Por eso ambos están presentes cada día en la Vuelta. El baile de nombres se ha extendido con los días. Para el ONCE-Eroski suenan unos cuantos patrocinadores que lucen su publicidad en la Vuelta. Vodafone -antes Airtel, que ya tuvo medio pie en el ciclismo para sustituir hace dos años a Banesto-, Oki, Expert, Randstad, Astra... Ninguno ha dado un paso en firme. El ONCE-Eroski tiene un presupuesto en la actualidad de 12 millones. Antón y Sáiz formarían equipo con la mitad.

En Banesto se mueve José Miguel Echávarri. «Quiero hacer una buena paella, pero quiero me salga bien». Eso se traduce en la búsqueda de un patrocinador que aporte tiempo (dos o tres años) y solvencia económica (en cifras similares a lo que esperan Sáiz y Antón). Los últimos nombres en la palestra son Repsol y Petronor, dos firmas petroleras que pertenecen al mismo grupo empresarial. Asimismo suenan las de cerámica, Aparici y Marazzi, radicadas en Villarreal. Pero Echávarri no suelta prenda.