Silvia Domínguez volvió a jugar ante Puerto Rico tras semanas lesionada
Silvia Domínguez volvió a jugar ante Puerto Rico tras semanas lesionada - FEB
Mundial femenino 2018

Silvia Domínguez: «Una lesión no iba a impedirme estar en esta Copa del Mundo»

La base del Perfumerías Avenida, que reapareció ante Puerto Rico tras varias semanas de baja, confía en ir a más rumbo a las medallas

Actualizado:

Si hay una jugadora feliz en la concentración de España estos días es Silvia Domínguez. La catalana, que se lesionó semanas antes del inicio, ha realizado una recuperación contra el crono para estar en Tenerife junto a sus compañeras. Tras estrenarse ante Puerto Rico, la base confía en ir recuperando su mejor tono antes de los cruces y el duelo de esta noche ante Bélgica (21.00 horas, Teledeporte) debe servirle para seguir creciendo.

—¿Cómo se encuentra tras el estreno?

—Cuando por fin entras en la dinámica de juego y con el grupo te sientes mejor. Cuando me lesioné, después de haber trabajado tan duro para estar bien en el Mundial, fue un palo anímico muy importante, porque además no me había pasado nunca algo así. Al final, yo sabía que quería estar en esta Copa del Mundo y tanto el cuerpo médico como los técnicos me aseguraron que no habría problema, así que me quedé más tranquila. Sabía que había un pequeño riesgo de recaída, pero todos hemos hecho lo necesario para que pudiera llegar a tiempo y por eso estoy muy contenta de haber jugado ya el domingo ante Puerto Rico.

—¿Qué se le pasó por la cabeza el día que se lesionó?

—Incertidumbre, porque era la primera vez que sufría una lesión así y no sabía a lo que me enfrentaba. Al principio, tenía esperanzas. Pensaba que no sería algo tan grave, pero nada más hacer las primeras pruebas ya se vio que había una rotura. Es ahí cuando la cabeza da más vueltas y cuando te planteas qué puede pasar. Pero ya le digo que enseguida me tranquilizaron y pude centrarme en la recuperación. Una lesión no iba a impedirme estar en la Copa del Mundo. Ahora eso queda atrás, porque ya he podido volver y ahora solo pienso en ayudar al equipo en el rol que haga falta. Tengo ganas de hacerlo bien, aunque sé que no tengo ese rodaje que tienen mis compañeras.

—¿Y cómo lleva una jugadora como usted, acostumbrada a ser importante, eso de no jugar tantos minutos?

—No es fácil, pero estoy intentando apoyar a mis compañeras como puedo. Prefiero ser positiva y pensar que podría ser peor y no estar aquí. Estoy en la Copa del Mundo, en España, y quiero disfrutarlo de la manera que pueda. Si no juego mucho, porque las demás están a muy buen nivel, pues animaré desde el banquillo y ayudaré en los entrenamientos. Sé que voy a tener mi oportunidad y mi momento en la pista. Aquí siempre hemos sido una familia, las que juegan más y las que menos, y ayudar es muy fácil.

—¿Qué sintió cuando entró de nuevo a la pista después de tanto tiempo?

—Al principio, un poco nerviosa. Con ansiedad. Además empezamos muy mal, así que la presión fue mayor. Pero me quedo con el final del partido, con las cosas positivas, y con la idea de seguir creciendo y dejar atrás la lesión. Al final noté mucho el apoyo de las compañeras, que saben por el proceso que has pasado, y también me ayudó mucho el público.

—¿Si el Mundial no hubiera sido en España habría forzado tanto?

—Yo creo que sí, porque más allá de jugar en casa o no, lo que vivimos con este equipo cada verano es único y ninguna queremos perdérnoslo. Luego, claro que jugar en casa es especial, porque nunca lo habíamos vivido. Es un reconocimiento a este grupo y a esta selección y no me lo quería perder. Era algo por lo que valía la pena arriesgarse para estar aquí.

—¿Qué siente cuando se pone la camiseta y suena el himno?

—Es algo mágico. Ya no solo por lo que ha pasado estos años, lo que hemos ganado, sino por las personas con las que he compartido ese camino. Nunca nos cansamos de venir. Cada vez que vestimos esta camiseta es especial y queremos que siga siéndolo.

—¿Cómo es Bélgica?

—Es un rival que ha crecido mucho en los últimos dos años. Tiene un cinco inicial muy potente, pero pierde algo de fuerza con las rotaciones. Es un equipo que viene sin ningún tipo de presión, que ya fue bronce europeo y que quieren lograr algo histórico para ellas. Si jugamos como sabemos, tenemos que ganar y todo lo que sea pasar a cuartos de final y ganar tiempo y descanso, es positivo.

—Si ganan o pierden de menos de ocho, descansarán un día más, pero se verían con Estados Unidos antes de la final... ¿Qué camino preferirían?

—Yo en este tipo de cosas siempre creo que hay que ser deportivo e intentar ganar todos los partidos. Cuando intentas hacer cosas raras, luego suele salir todo mal. Está demostrado, así que nosotras vamos a ir a ganar a Bélgica, que eso te permite no jugar octavos y descansar un día más. Esto es un Mundial y si quieres hacer algo grande tienes que ganar cuando sea a quien sea. Vamos a afrontar el partido de Bélgica con la intención de ganar y descansar el mayor tiempo posible.