El ansia de medirse al Real Madrid
Guille Rubio (d) y Tomas Satoransky celebran la victoria del Banca Cívica ante Unicaja - efe
copa del rey

El ansia de medirse al Real Madrid

Tras la paliza sufrida el pasado domingo en su casa, los jugadores del Banca Cívica están rabiosos por demostrar que pueden ganar hoy (20.30 horas) a los blancos

barcelona Actualizado:

Los hombres de Joan Plaza llevan una semana esperando este día. Seis días en los que han dado muchas vueltas al partido que disputaron contra el Real Madrid en el Municipal de San Pablo y que acabó con una paliza sangrante (63-98). «El equipo que se vio el domingo pasado no fuimos nosotros, porque intentamos ser el Real Madrid y no lo somos. Eso nos servirá para el partido de semifinales», apuntaba Plaza tras el choque de cuartos de final.

Entonces, aún no sabían que su rival iba a ser el Madrid, pero la mayoría del vestuario andaluz así lo deseaba. «Aunque parezca una locura, quiero jugar contra el Real Madrid porque hace pocos días que perdimos contra ellos y tenemos ganas de demostrar que estamos por encima». Las palabras de Txemi Urtasun reflejan la confianza y el ánimo de revancha con la que el Banca Cívica afrontará el partido de esta noche.

Un encuentro para el que Plaza sí podrá con Paul Davis, al que ayer se le vio algo falto de ritmo. «Aunque ponga en juego su salud, sé que veremos en semifinales a un buen Paul Davis», señalaba. «Sufre al dejarnos en la estacada, pero tiene ganas».

Plaza: «No concebimos dar regalos»

Con Davis o sin él. Con Satoransky o con Jasen, lo cierto es que el Cajasol es uno de los mejores equipos de la Liga Endesa. El proyecto de Joan Plaza, que llegó a Sevilla tras abandonar el Real Madrid, cumple su tercera temporada y eso se nota. Los jugadores conocen su filosofía y él conoce a sus jugadores. «No concebimos dar regalos. Al Unicaja, un equipo de 80 puntos de media, no le hemos dejado correr», advierte Plaza, que hoy utilizará la misma táctica contra el Real Madrid.

Triguero: «El Madrid nos dio una paliza y queremos la revancha»

Mientras él prepara la forma de jugarle al Madrid, sus jugadores esperan ansiosos el partido. No se esconden. Tienen ganas. «El Real Madrid nos dio una paliza y queremos la revancha», apunta Triguero. Un titular que secunda Sastre: «Nos ganaron de paliza y queremos demostrar que ese no es nuestro nivel».

Esta motivación involuntaria que creó el Madrid con su victoria del domingo puede ser su mayor peligro, a lo que se unirá la sempiterna animadversión de la grada en este tipo de torneos, donde la mayoría de las aficiones suelen ir en contra del club de Chamartín.

En un partido que se espera similar al del Fuenlabrada, los hombre de Laso tendrán que intentar mejorar en muchos aspectos para no pasar apuros. Para empezar, el juego en estático tiene que ser más fluido. Contra el Mad Croc, Llull no supo encontrar la forma de hincarle el diente a la defensa zonal de Fisac y el equipo tuvo muchos problemas para anotar desde el perímetro.

Laso: «Ante el Fuenlabrada no hicimos nuestro mejor partido»

Esto último preocupa poco a Laso, sabedor de que la calidad de sus hombres exteriores, pero no la ausencia de ideas cuando un conjunto les deja sin poder utilizar el contragolpe. «Ante el Fuenlabrada no hicimos nuestro partido más brillante ofensivamente y eso lo debemos mejorar si queremos ganar», apunta Laso, para el que el juego ofensivo comienza por una buena defensa. El técnico lo explicaba el otro día así: «Para nosotros es fundamental cerrar el rebote y anticiparnos a las jugadas para poder correr». Eso no lo hicieron ante el Fuenlabrada y es algo que se antoja fundamental hoy.