Nuevo batacazo de los Raptors

EMILIO V. ESCUDERO
Actualizado:

Otra noche desastrosa para los Raptors de Calderón, que cayeron derrotados en casa de los Celtics de forma contundente (116-103). El base extremeño apenas aportó 9 puntos y 4 asistencias, en un partido en el que los canadienses mostraron dos caras bien diferentes. Las 25 pérdidas de balón y la mala defensa bajo los aros fueron las claves de la derrota de los Raptors, que han perdido seis de sus últimos ocho partidos.

Después del batacazo ante los Bobcats, los Raptors visitaban el TD Garden de Boston en busca de una victoria de prestigio. Nadie había conseguido ganar todavía esta temporada en el templo verde y hacerlo supondría un empujón definitivo para los Raptors. La señal que necesitaban para acabar de creerse que pueden aspirar a algo más que meterse en la postemporada.

Mentalizados tras el ridículo del miércoles, los hombres de Jay Triano saltaron a la cancha muy concentrados. La dirección de Calderón, el acierto de Chris Bosh, la buena defensa de Bargnani y el acierto exterior de Turkoglu. Todo funcionaba a la perfección. Como una máquina recién engrasada. Sólo las pérdidas de balón (25 al final del partido) permitían a los Celtics seguir enganchados al partido en una primera mitad que fue tremendamente igualada (54-55) y en la que brillaron con luz propia Bosh y Turkoglu.

A la vuelta de los vestuarios, los canadienses seguían mostrando su lado bueno, lo que les permitió aumentar un poco la ventaja y meter el miedo en el cuerpo a los aficionados de los Celtics (57-61, min.26). El sueño estaba camino de hacerse realidad... pero fue entonces cuando el "Big Three", al que este año se ha unido Rasheed Wallace, despertó de golpe a los Raptors. Un parcial de 13-0 sepultó las posibilidades visitantes. Un mazazo ante el que los hombres de Jay Triano no supieron responder. Apoyados en el juego interior (68 puntos en la pintura), los Celtics consiguieron desactivar el juego sólido que los Raptors habían mostrado durante los dos primeros cuartos. El técnico de Toronto trataba de buscar soluciones en el banquillo, pero no era el día de Belinelli. Sólo Jack (18 puntos y 5 asistencias) se mostró capaz de ofrecer un relevo de garantías al quinteto titular, en el que dicho sea de paso, Calderón firmó unos números discretos (9 puntos y 4 asistencias). Además, cualquier intento de remontada era cortado de raíz por los Celtics, que sumaron así su tercer triunfo consecutivo de la temporada.