Las jugadoras de España y el seleccionador posan antes del estreno ante Japón
Las jugadoras de España y el seleccionador posan antes del estreno ante Japón - FEB
Copa del Mundo 2018

El Mundial más especial de España

La selección busca su primer podio en casa en un gran campeonato en el que Estados Unidos mete miedo

Actualizado:

Alba Torrens camina despistada por los pasillos del hotel de concentración de la selección. Saluda, atenta como siempre, mientras busca a sus compañeras. «Tenemos ganas de que esto empiece ya», explica mientras acude junto al resto. Los rostros de las doce elegidas por Lucas Mondelo para defender a España en el Mundial denotan ilusión, pero también destilan nervios. La responsabilidad de actuar como anfitrionas sobrevuela en el ambiente. Un arma de doble filo que en el vestuario nacional confían en que sirva de impulso para subir al podio por primera vez ante su público.

[Horarios, resultados y clasificaciones del Mundial de baloncesto]

Tras un mes de concentración, el sentimiento común de todas las jugadoras es el mismo.Convencidas de haber cumplido en la preparación, tienen ganas de entrar en faena. Que se lance el balón al aire en esta Copa del Mundo que por primera vez en la historia visita España. «Este Mundial es un regalo para muchas de nosotras. Nos lo hemos ganado a lo largo de todos estos años y queremos, por fin, compartirlo con nuestra gente. Queremos sentir su aliento y que eso nos ayude a conseguir el objetivo», afirma Laia Palau, portavoz y capitana del equipo. La catalana confiesa que hay cierta ansiedad ante el debut de esta noche frente a Japón (21.00 horas, Teledeporte). Un choque complicado que marcará el devenir del torneo para la seleccion.

«Esperamos un partido muy duro. Sabemos que el estreno siempre es difícil y más ante un equipo como el nipón al que nos hemos enfrentado durante la preparación. Esa presión de la que muchos hablan por jugar en casa, nosotros la llamamos ilusión. Es la historia reciente, los éxitos que hemos conseguido en estos últimos años, lo que nos presiona para lograr un buen resultado», señala Lucas Mondelo. Se refiere el seleccionador a las cinco medallas cosechadas en los últimos campeonatos: dos oros y un bronce europeos, la plata olímpica de Río y la conseguida en el último Mundial.

EEUU en el horizonte

España, que debutará ante Japón, y que jugará en la primera fase también contra Bélgica y Puerto Rico, tuvo mala suerte en el sorteo. Ese grupo inicial asequible le llevará, previsiblemente, a cruzarse con Estados Unidos en semifinales, lo que evitaría repetir la última final olímpica. «No pensamos en nadie que no sea Japón. Trabajamos para el futuro, claro, pero con la única preocupación de nuestro primer rival, que es el único que nos importa», reconocía Mondelo. El técnico sabe que sus chicas llegan algo justas al inicio tras una preparación llena de imprevistos físicos.

«Están toda disponibles. Es cierto que ha habido varias lesiones, pero esos problemas los hemos convertido en algo positivo porque nos han servido para probar a otras jugadoras que han dado un paso adelante y están listas para saltar a la cancha y ofrecer una buena versión». Las plabras del seleccionador apuntan a Cristina Ouviña o Belén Arrojo, dos de las nuevas caras que se han ganado su sitio entre las doce elegidas a base de trabajo.

Japón, al que España ha ganado dos veces durante la preparación, será el rival más complicado de la primera parte del torneo. Una fase de grupos que da plaza directa para cuartos al primer clasificado, pero que tiene «premio» para el que quede segundo, pues aunque tendría que jugarse la clasificación para cuartos, evitaría a Estados Unidos antes de la final.

Sea cual sea la senda de España hacia el título, lo único cierto es que la hará arropada por un público volcado que ha agotado ya las entradas para los encuentros de la selección. Apoyo que las jugadoras esperan que les ayude a superar los malos momentos que siempre surgen en este tipo de campeonatos. Impulso vital en el Mundial más especial de esta generación.