Victoria de relumbrón ante los Heat
Bryant trata de superar a Wade en una jugada del partido - reuters
LA Lakers939083Miami Heat
nba

Victoria de relumbrón ante los Heat

Primer triunfo de los Lakers ante los Heat de LeBron. Bryant volvió a ser decisivo con 33 puntos. Doble doble de Pau Gasol

emilio v. escudero
Actualizado:

Desde que LeBron y Bosh aterrizaran hace un año y medio en Miami, los Lakers no había vuelto a ganar a los Heat. Tres partidos y tres derrotas, alguna tan dolorosa como la que sufrieron en el Staples Center el año pasado por 80-96. Los Lakers campeones de 2010 no había podido ganar aún a los Heat de los «Beach Boys», que anoche cedieron en la cancha angelina por primera vez desde que se formara el “Big Three” versión Florida.

Vaya por delante que uno de los integrantes del trío mágico de Miami no estuvo presente en el partido. La ausencia de Chris Bosh, de baja por problemas familiares, se notó mucho en la zona de los Heat, que echaron de menos la fortaleza interior del ex de los Raptors.

Fue Kobe Bryant el primero en golpear. Aún enmascarado por sus problemas en la nariz, el escolta de los Lakers protagonizó un primer cuarto mágico. 18 puntos con apenas tres fallos en el lanzamiento que catapultaron a los Lakers en el marcador (28-20). Mientras Kobe se exhibía, Pau Gasol (11 puntos y 10 rebotes) y Bynum (16 y 13) aguardaban agazapados su momento. Sabedores de que la baja de Bosh había dejado muy débil la zona de Miami, las dos torres de los Lakers tenían instrucciones de percutir por ahí a la defensa de los de negro, pero tuvieron que esperar al segundo tiempo para conseguirlo.

El que se reivindicó en ese segundo período, fue Metta World Peace, con nueve puntos que permitieron a los Lakers irse al descanso con ventaja (50-38) ante unos Heat donde solo Wade y LeBron parecían estar entonados.

Reacción de los Heat

El panorama cambió en la segunda parte, cuando la defensa de los del Este comenzó a funcionar. Kobe, inédito en el segundo periodo, encontró muchas dificultades para anotar y esa responsabilidad recayó, ahora sí, en Bynum y Gasol. Los dos pívots dominaron los aros y permitieron que la diferencia no se redujera tan pronto. Aún así, los Heat lograron ponerse a dos (62-64), pero un parcial de 7-0 en el último minuto del tercer cuarto les dejó con una renta suficiente para afrontar el último periodo con garantías.

Ese tercer cuarto finalizó con un amago de pelea en el que estuvo presente Gasol, acusado siempre de blando, pero que fue el único que salió en defensa de su compañero Murphy cuando LeBron se encaró con él y le golpeó en el pecho. Los nervios se desataron y estuvieron a punto de llegar a las manos, pero la sangre no llegó al río.

El incidente reactivó a los Heat, que volvieron a soñar con el triunfo (79-72). Ahí resurgió Bryant, que solo había anotado seis puntos tras el primer cuarto, y que se fue hasta los 33 al final del partido. Él sostuvo al equipo cuando apretó Miami y demostró que atraviesa un gran estado de forma, tras los 38 puntos anotados el viernes ante Sacramento y los 33 conseguidos ayer. Un triunfo que devuelve la confianza a los Lakers, pero que no sirve para aplacar los rumores de traspaso de Pau Gasol, que a pesar de sus 11 puntos y 10 rebotes ante Miami, sigue estando en la puerta de salida.