Iverson anuncia su retirada... ¿definitiva?

EMILIO V. ESCUDERO
Actualizado:

Los días iban pasando y el teléfono de Allen Iverson no sonaba. Desde que abandonara los Grizzlies hace unas semanas, The Answer había estado esperando una oferta para seguir jugando, pero esa llamada no llegaba. Primero se especuló con la posibilidad de ir a los Knicks, pero, finalmente, Donnie Walsh descartó la idea. "Siempre lo he admirado y creo que será una gran pieza para un equipo que esté en una situación diferente a la nuestra y espero que alguien lo contrate", admitió el presidente de la franquicia neoyorquina. No problem, pensó. Avalado por su fama de All Star y su potencial anotador, Iverson estaba convencido de que las ofertas le lloverían. A sus 34 años se sentía con fuerzas para seguir jugando, pero su carácter complicado y el bajo rendimiento de sus dos últimas temporadas han echado para atrás a muchos equipos.

Con ese panorama, el base de Virginia anunció anoche oficialmente su retirada de la NBA tras catorce temporadas en activo ( lo que no implica que no quiera probar suerte en un futuro próximo en otras ligas). Lo hizo a través de un comunicado en la página web del periodista Stephen A. Smith, en el que admite su predisposición para cortarse la coleta, aunque al mismo tiempo afirma que se sentía con "fuerzas para seguir compitiendo al más alto nivel". En el comunicado, Iverson apunta a la necesidad de pasar más tiempo con su familia como una de las causas para decir adiós al baloncesto. "Estar alejado de las canchas, me permitirá pasar más tiempo con mi esposa y mis hijos. Esta es una recompensa que sobrepasa cualquier premio que pueda conseguir gracias al baloncesto. He rezado para que llegara este día y creo que es uno de los regalos más grandes de toda mi vida", apuntó el jugador, que aprovechó su carta de despedida para repartir agradecimientos.

Por sorpresa

Aficionados, patrocinadores, compañeros, técnicos... Iverson tuvo palabras para todos ellos, aunque se refirió especialmente a los seguidores de los Grizzlies, a los que dejó en la cuneta con la temporada recién comenzada. "Quiero dar las gracias de manera especial a la gente de Memphis. No he llegado a jugar un partido en casa con vosotros, pero quiero que sepais lo mucho que aprecio la oportunidad que me dio el propietario, Michael Heisley, y el apoyo de toda la ciudad", señaló. Por último, el base quiso acordarse de Philadelphia, la ciudad que le acogió recién salido del instituto y donde pasó la mayor parte de su carrera. "Tengo inolvidables recuerdos de mis días con la camiseta de los Sixers. Vuestras voces siempre serán música para mis oídos", concluyó.

La noticia cogió anoche a muchos por sorpresa. Entre ellos, al técnico de los Nuggets, George Karl, que tuvo a sus órdenes a Iverson durante dos temporadas. "Creo que todavía tenía más juego que repartir, pero si esa es su decisión, no tengo duda de que Iverson entrará en la historia como el base más grande de este deporte".

Iverson acumuló multitud de premios a lo largo de su carrera: Novato del año (1997); MVP de la temporada en 2001, cuando fue subcampeón de la liga; 2 veces MVP en el partido de las estrellas, al que acudió en diez ocasiones; máximo anotador de la liga durante cuatro temporadas; tres veces elegido en el mejor quinteto de la liga.