Semih Erden, uno de los jugadores de la selección turca
Semih Erden, uno de los jugadores de la selección turca - FIBA
Clasificación Mundial 2019

El inesperado escollo que España tendrá que superar en Ankara

La selección, que busca sellar su pase al Mundial, se medirá el jueves a una Turquía plagada de jugadores de la Euroliga

Actualizado:

Mientras sigue estancado el conflicto por los partidos de clasificación para el Mundial 2019, al que no acuden ni los jugadores NBA ni muchos inmersos en la Euroliga, Turquía se ha puesto seria para evitar quedarse fuera de la cita del próximo año en China. La federación de ese país ha llamado a ocho jugadores presentes en la máxima competición continental para medirse a España el próximo jueves, lo que reforzará sus opciones de victoria en detrimento de la selección, que no contará con ningún integrante del Real Madrid, Barcelona, Baskonia ni Gran Canaria.

A la misma hora que España se esté jugando en Ankara su pase al Mundial del año que viene, el Herbalife estará disputando un partido de Euroliga a un puñado de kilómetros de allí, también en Turquía. Al día siguiente, el Efes recibirá al Baskonia y el Barcelona al Fenerbahçe. Otros dos duelos hispanoturcos que coinciden en el tiempo con el choque entre las dos selecciones.

En esos choques el Darussafaka perderá a dos jugadores (Ozmzrak y Savaz), el Efes a tres (Balbay, Sanli y Birsen) y el Fenerbahçe a dos (Mahmutoglu -lesionado, no podrá estar con la selección finalmente- y Güler). El nacionalizado Wilbekin, del Maccabi, es el único que por ahora ha rechazado la convocatoria para jugar contra España, pero sí estará el domingo en el segundo partido de esta ventana.

«El partido ante España es muy importante para nosotros, pero no podíamos llamar a todos los jugadores del Efes. Hay que pensar también en los clubes», explicó Ufuk Sarica, seleccionador turco, en relación a la presencia de jugadores de la Euroliga en sus filas.

Una ventaja que no tendrá España, que sigue optando por no convocar a ninguno y liberarles del compromiso de tener que elegir entre su equipo y la selección.