Mundial Baloncesto 2019

La hazaña de Pau en Lille, el último recuerdo ante Polonia

España se mide a los polacos hoy en busca de un triunfo que les clasifique para semifinales del Mundial

España - Australia, Mundial de baloncesto en directo

Munfial baloncesto: España vence a Australia y se mete en la final

Enviado especial a Shanghái (China)Actualizado:

Ha protagonizado muchos viajes fantásticos esta selección de baloncesto, sobre todo desde que los “Juniors de Oro” aterrizaron en el vestuario. Uno de ellos, pasajero perenne del imaginario colectivo del aficionado a la canasta, fue sin duda el que sucedió en Francia, en aquel Eurobasket de 2015 en el que Pau Gasol alcanzó definitivamente la leyenda. Tras un mal inicio de campeonato, España llegó a los cruces donde se las vio ante Polonia, el mismo rival que espera hoy a la selección (15.00 horas, Cuatro). Otra vez con las medallas en el horizonte. Casualidades del destino.

Aquel día, Pau se fue al vestuario justo antes del salto inicial. Volvió con el gemelo vendado y acabó sumando seis triples (30 puntos) que eliminaron a los polacos. Exhibición que tuvo su continuación ante Francia en semifinales y contra Lituania en la final. Esa fue la última ocasión que ambos equipos se vieron las caras y el recuerdo no puede ser más inspirador para los que estuvieron allí con él. «Recuerdo aquel partido. Un duelo durísimo en el que Pau anotó seis o siete triples y ganamos con muy poca comodidad. Por eso, esperamos un rival parecido a entonces. Nos esperan muchas cosas buenas si ganamos, pero hay que conseguirlo», reconocía ayer Pau Ribas.

El pleno de la selección ha serenado los ánimos en la concentración, sobre todo tras las victorias ante Italia y Serbia. Dos triunfos que refuerzan el trabajo gris realizado durante casi dos meses, y que impulsa la idea de equipo con la que Scariolo comenzó esta aventura. «No somos extrarricos en talento», reconocía el técnico tras este fin de semana de éxitos. Sincero como siempre. Palabras que no son un menosprecio para el grupo, que ha entendido que la filosofía no puede ser la misma que hace años, cuando estaban Navarro y Pau y ambos caminaban en plenitud.

En cambio, la selección ha abrazado el trabajo y el esfuerzo. Lo había hecho siempre, pero en China están llevando al límite esa idea del colectivo por encima de cualquier otra cosa. Porque Marc Gasol y Ricky están siendo los líderes, pero no los más importantes. Claver y Rudy están asumiendo la responsabilidad defensiva junto a un Llull que cada partido que pasa va a más. A ellos se van uniendo los Hernangómez, cuya aportación crece pasito a pasito y hasta Pau Ribas está siendo pieza clave. «Nuestros mejores partidos llegan cuando muchos jugadores aportan en facetas diferentes. Pero no vamos a ganar por nombre ni porque haya 'expertos' que digan que Polonia es muy mala y no conozcan a ningún jugador. Cuando esos expertos te dan tan favorito hay que activar otras teclas mentales», reconoce Scariolo, que ha conseguido que cada integrante del vestuario se acerque a su mejor versión en el momento decisivo. Como suele hacerlo España. Como ocurrió en el Europeo de 2015, cuyo inicio irregular dejó paso a las exhibiciones rumbo al oro. Camino que inspira a la selección en este Mundial de China.