Los Grizzlies desperdician una ventaja de 20 puntos en Los Ángeles

EMILIO V. ESCUDERO
Actualizado:

"Where amazing happens". Donde lo increible ocurre. La NBA. El sitio donde todo es posible, tal y cómo se demostró anoche en el Staples Center, donde los Grizzlies parecían tener el partido en el bolsillo a falta de un cuarto, pero en el que acabaron derrotados de manera aplastante (98-88). Ni siquiera Marc Gasol (26 puntos, su mayor anotación de la temporada) consiguió resistir el derrumbe del conjunto de Memphis, que encajó un parcial de 33-5 en los últimos once minutos de partido.

La victoria en el Rose Garden de Portland había levantado mucho los ánimos en el vestuario de los Grizzlies. A pesar de que en los últimos minutos, los Blazers se habían puesto muy cerca en el marcador, los jóvenes Grizzlies habían conseguido sacar adelante el partido, superando la presión de una de las aficiones más calientes de la liga. Una experiencia que debía servir para el futuro. Un curso acelerado de maduración de un conjunto en el que lo que no sobra, precisamente, es la veteranía. Pues bien, anoche se comprobó que la lección no está aprendida, porque después de realizar una buena primera mitad en el Staples Center (43-58), los talentosos jugadores de Lionel Hollins se vinieron abajo.

Zach Randolph, acostumbrado a las dobles figuras durante gran parte de la temporada, estuvo desastroso en su vuelta a "casa" (5 puntos, en una serie de tiro de 1 de 8); Mayo (2 de 10 en tiros de campo) no aportó la eficacia exterior de otras noches y Rudy Gay (15 puntos y 10 rebotes) tan sólo se quedó en el aprobado. Sólo Marc Gasol mantuvo el tipo en los Grizzlies durante la segunda mitad, si bien es cierto que le faltó carácter para echarse el equipo a la espalda en el último cuarto. Ahora que la marcha de Iverson ha dejado a la franquicia de Memphis sin ese líder que llevan buscando desde que Pau se marchó a Los Ángeles, Marc debería erigirse en el hombre clave de una plantilla huérfana de extrellas y en la que hay demasiados aspirantes a ocupar ese trono.

Así, los 16 puntos de ventaja con los que los Grizzlies afrontaron el útlimo cuarto, no fueron suficientes para lograr la segunda victoria consecutiva a domicilio. Apoyados por su público, los Clippers comenzaron a creer en el triunfo cuando un 2+1 de Gordon (29 puntos) les colocó a sólo diez puntos (76-86) y más de siete minutos de partido por delante. A partir de entonces, los Grizzlies sólo anotaron una canasta, encajando un parcial de 20-2. Al Thornton, con siete puntos en los últimos dos minutos, certificó un triunfo que los aficionados de los Clippers ni siquiera podían soñar cuando empezaba el último cuarto. Pero esto es la NBA. "Where amazing happens".

Los Raptors, en crisis

La caída de los Raptors no tiene fin. Han perdido siete de los últimos nueve encuentros. Un balance desastroso para un equipo hecho para luchar por los puestos altos de la conferencia Este. Anoche ante los Suns (94-113), el guión fue el mismo de las últimas semanas. Un puñado de buenos minutos y poco más. La defensa (otra vez encajaron más de 100 puntos) volvió a ser el calvario del conjunto canadiense, en el que sólo se salvaron Chris Bosh (30 puntos y 17 rebotes) y Andrea Bargnani (24 y 7). Calderón, apenas repartió 7 asistencias y anotó dos puntos en otro partido para olvidar. La visita de los Wizards este martes puede ser balsámica para los hombres de Jay Triano.