La Federación Española echa a Mario Pesquera

Actualizado:

DOMINGO PÉREZ

MADRID. Una escueta nota colgada en la página web de la Federación daba la noticia más esperada: «La FEB ha decidido la no continuidad de Mario Pesquera como seleccionador...».

Pesquera tenía contrato en vigor. Había firmado por dos años (2005 y 2006) tras los Juegos de Atenas, pero existía una cláusula por la que se le podía rescindir si no conseguía la clasificación para el Mundial (del 19 de agosto al 3 de septiembre). La esquivó al cumplir el objetivo. España fue cuarta sin Pau Gasol. A priori un éxito que luego, visto el nivel de la competición y las prestaciones del equipo, llegó a merecer casi la consideración de fracaso. La destitución de Pesquera, que llegó al cargo el 13 de mayo de 2004 desde el puesto de seleccionador sub 20, se barruntaba desde hace bastante tiempo.

Sentenciado desde Belgrado

El domingo 27 de septiembre por la noche, en un salón del Hotel Intercontinental de Belgrado, se «celebraba» el cuarto puesto. Aquello no era una fiesta. Parecía más bien un funeral. España hacía pocas horas que había perdido ante Francia el bronce en uno de los partidos más lamentables de su historia (98-68). Un resultado que confirmaba la brecha que había ido abriéndose durante el torneo entre el técnico y los jugadores.

Pese al cuarto lugar, el balance final resultaba más bien pobre: tres derrotas (Israel en la primera fase, Alemania en semifinales y los galos) y tres victorias (una sensacional ante Serbia en el debut, una muy sufrida ante Letonia en la prórroga y otra casi milagrosa, con ayuda arbitral incluida, también en el tiempo extra frente a Croa-cia en cuartos). En todos los corrillos de aquella triste reunión la opinión era generalizada: Pesquera no estará en el Mundial.

Casi tres meses después, tras numerosas especulaciones y rumores, se ha ejecutado la sentencia.

El presidente de la FEB, José Luis Sáez, lo explicó: «Ha sido muy duro. El viernes tuve una reunión con él y le adelanté lo que podía ocurrir. Íbamos a tomar la decisión definitiva dentro de 15 días tras la reunión de las territoriales, pero he decidido confirmarle el cese hoy (por ayer) porque nada me iba a hacer cambiar de opinión y porque todo se estaba enconando de una forma muy desagradable. Ahora debemos negociar su rescisión y luego pensaremos en el sustituto. No hemos hablado con nadie y no tenemos prisa».

A Pesquera le sucedió en el Europeo lo contrario de lo que le ocurrió en los Juegos. En Atenas España firmó un injusto séptimo puesto. Por nivel de juego y por resultados (un solo partido perdido) se hubiera merecido más. En aquella ocasión la derrota en cuartos con Estados Unidos le alejó de las medallas pese a demostrar que probablemente, sólo por detrás de Argentina, era la mejor selección. Entonces, las sensaciones y el juego salvaron a Pesquera y le valieron la renovación pese al mal resultado deportivo.