España mete a Europa por el aro

España se cobra la deuda histórica con el Eurobasket ganando a Serbia con otro monólogo insultante _ Pau, MVP del Torneo

J. M. CORTIZAS | KATOWICE
Actualizado:

Katowice sustituye a Saitama en la hoja de ruta de los «golden boys». En sus entrañas, España encontró sendas minas de oro. En Japón, de rango mundial. En Polonia, continental. Ya tiene la «eñemanía» el preciado metal, el color más favorecedor. Ocupado queda el hueco en la vitrina. A la séptima, el mejor entre los vecinos, lo que produce un placer especial. Aunque su mal arranque mancillara más el orgullo que su nombre, la Roja se ha transmutado en una apisonadora aúrea. Las tres mejores selecciones entre las perdedoras (Francia, Grecia y Serbia) suscriben y dan fe de ello.

Quizás algún día, cuando las microgrietas detectadas en Varsovia y Lodz vayan a más y acaben dejando pasar la luz, se sepa el motivo real por el que España derribó dos veces el listón en unas alturas asequibles, casi ridículas. El tema físico será una de las explicaciones. Pero no cuela que sea la madre de todas las explicaciones. Algo pasó, afortunadamente, entre bambalinas. Alguien habló y la mayoría siguió la voz. No fue sólo que la bola pasara por el aro, a lo que antes se resistía.

La mutación ha sido tan demoledora que el espectáculo ha quedado tocado. Siempre ocurre, por mucho que llueva a favor, cuando un monólogo destruye todas las vías hacia la emoción. Ante Francia y Grecia sobraron las segundas partes. Ayer, en la ansiada final, más de lo mismo. En siete minutos, España ya ganaba por trece puntos (20-7). Tardó sólo dieciséis en superar la veintena. De la insolencia serbia, ni rastro.

Pau Gasol, aclamado como MVP, era el demonio ante el que todos los rivales cruzaban los dedos con la señal de la cruz. A la esperanza de la fe se aferraba también Krstic, el baluarte yugoslavo que dibujaba con los dedos el símbolo de la Trinidad sobre su pecho cuando sonaba el himno nacional de su país. Pero el destino está marcado. El acierto desde la línea de tres (6 de 12 al descanso) se alternaba con el dominio en la pintura, léase Gasol anotando «alley-oops» y colocando gorros, además de pugnar con un crecidísimo Felipe Reyes en la nómina de la glotonería reboteadora.

Lo mismo da que da lo mismo. Con el quinteto de gala (Rubio, Navarro, Rudy, Garbajosa y Pau) o con el alternativo (Raúl, Llull, Mumbrú, Reyes y Marc Gasol). La pegada no se resiente. A lo sumo chirría ligeramente la facilidad de algunos para comerse faltas en sus primeras acciones (Llull y Marc) o los cortocircuitos inherentes a su carácter de otros, como un Rudy capaz de echarse el equipo a cuestas y mostrar su inmadurez a renglón seguido.

España, convertida en máquina de matar. Lo lleva esta generación en los genes. Al descanso, la final ya estaba ganada. La sociedad Raúl López—Pau Gasol convirtió borró la amenaza de que Serbia montara la tienda de campaña en la línea de castigo y prendieron la mecha del segundo cohete. El balance de los veinte minutos a los que reduce este equipo los duelos era insultante. 52-29. La resta es sencilla. 23 puntos de ventaja con la denominación de origen localizada en la defensa. ¿Pau Gasol? En otra galaxia. En 16 minutos otros tantos puntos, 8 rebotes, 2 «alley-oops», 2 tapones... lo que quiso. Y Serbia desahuciada. De Teodosic, nada de nada. Tampoco el gran Duzan Ivkovic encontró indicios de vida a su derecha en el banco. Su selección estaba clínicamente muerta.

Con la cabeza ya más en el podio y la fiesta posterior, los españoles se dieron un festín, llevaron al parqué las excelencias del «jogo bonito» a caballo con las rotaciones para que nadie se quedara sin el merecido premio de sudar la camiseta y recibir la sobredosis de autoridad de un equipo que disputó la totalidad del último cuarto con la banda sonora del ‘campeones, campeones’ y el banquillo en pleno en pie jaleando tanto las anotaciones como la contundencia defensiva que nunca descendió .

Diez minutos en una final centrados en el jolgorio, camino de los treinta puntos de ventaja, éxtasis en estado puro. Llantos, banderas que acababan fuera del alcance de sus dueños, felicidad. El camino ha sido largo, pero con desenlaces así, merece la pena todo. Campeones de Europa. Y lo que te rondaré, morena. Aunque esté en ciernes un relevo generacional al que nadie quiere mentar.