AFP  Navarro, máximo anotador español, intenta el enceste ante el israelí Halperin

España hace borrón y cuenta nueva

La selección se trasladó ayer a Belgrado. Le espera día y medio de descanso y tres para preparar el cruce de cuartos del viernes. Son los privilegios de acabar primero. El equipo se agarra a las buenas sensaciones del día de Serbia y borra el mal recuerdo de la derrota ante Israel

Actualizado:

TEXTO DOMINGO PÉREZ

BELGRADO. Mañana de ajetreo, traslado y hacer y deshacer maletas. La selección se levantó en Novi Sad y se acostó en Belgrado. La noche disipó el disgusto de la derrota con Israel y sólo dejó el recuerdo de haberse clasificado como líder de un grupo muy difícil.

Con sus bolsas de viaje en el suelo o al hombro los protagonistas atendieron a la prensa para enviar unos mensajes bastante uniformes que se podrían resumir en dos frases repetidas por casi todos: «Hemos sido primeros, qué más quieren» y «borrón y cuenta nueva, todo lo que ha pasado hasta ahora no cuenta». En lo que no estaban tan de acuerdo era en el rival preferido para el cruce de cuartos. Unos quieren a Croacia y otros, a Italia. Los dos hombres más importantes del equipo y su entrenador resumen el sentir general.

Jorge Garbajosa, que se ha mostrado como uno de los jugadores más destacados y regulares, prefería encarar el futuro sin dramatizar: «Para mí el balance ha sido muy bueno. Si nos hubieran dicho que íbamos a acabar primeros de grupo antes de llegar aquí hubiéramos firmado todos. La pena fue el último partido (Israel), que desdibujó el éxito un poco».

El pívot se decanta por Italia: «Seguro que será un choque más complicado por su forma de jugar, pero me gustaría que fuera contra ellos. Sería muy especial porque tengo buenos amigos y me gusta jugar esos partidos».

Juan Carlos Navarro ha sido el otro hombre fuerte de la selección. Asegura que «España no tiene dos caras. Contra Israel nos pesó el cansancio y nos faltó tensión. Sin embargo, todos sabemos que nuestro nivel puede ser el del día contra Serbia, pero que sólo lo obtendremos si estamos siempre a tope y muy concentrados. En todo caso, estamos como siempre: nos lo jugamos todo en un partido en el que habrá que ir a muerte. Aparte, yo creo que jugamos mejor cuanto mejor es el rival». El escolta prefería no elegir entre Croacia o Italia: «Van a ser igual de complicados».

«No somos peores que nadie»

El seleccionador celebra los cuatro días de reposo: «Nos van a venir de maravilla. Todos necesitamos descansar. Necesitamos olvidarnos del baloncesto durante día y medio y luego hacer una minipretemporada para recuperar, porque desde el 29 de agosto no entrenamos. Hay algunas cosas que se han olvidado porque nuestra preparación ha sido una de las más cortas de los participantes. Además de que nos servirá para preparar algo nuevo para lo que viene. Esos dos días y medio, que serán cuatro o cinco sesiones, pueden ser vitales». Pesquera justificó su utilización intensiva del cinco titular: «Uno tiene que utilizar a los mejores jugadores en los mejores momentos. Contra Serbia estaba claro que no podíamos dar ninguna ventaja; contra Letonia tenía miedo y estaba justificado porque pasó lo que pasó. Y en el tercer partido lo que hice fue jugar con un cinco inicial en el que mantuve a alguno que no estaba jugando bien (¿Jiménez?), pero al que tengo que reforzar moralmente. Y lo voy a seguir haciendo. Espero más aportación del banquillo. De Rudy no todo lo que puede porque perdió chispa con su lesión. De Miguel y Cabezas han aportado. Iturbe, ya del todo recuperado, va a aportar seguro, y Vázquez va a ser muy importante y le vamos a necesitar. Pero también tengo claro que jugar con doce es muy difícil porque entonces me tendría que dedicar a ser psicólogo para que todos estén contentos, y mi trabajo es hacer que se ganen los partidos. Sabemos, por ejemplo, que a partir de ahora, como pasó contra Israel, van a ir a por Navarro, a secarle de cualquier manera, y ahí la clave es ver si los otros destapan su talento».

Ante la posibilidad de elegir rival, señala: «Tenemos muy buen «scouting» de Croacia. Que fueran ellos nos facilitaría mucho el trabajo a los técnicos y podríamos dormir algo más. Fuera de eso me da mucho miedo Italia, porque siempre será un partido a cara o cruz. Pero sí le digo que no somos mejores que ni ninguna de las dos, pero tampoco peores que ellas».