Felipe Reyes

España se hace del baloncesto

TEXTO:DOMINGO PÉREZ/
Actualizado:

En Vistalegre se consumó el noviazgo. Toda España se ha emanorado de la selección masculina de baloncesto. Será la única de las participantes en llegar a los Juegos invicta. Existen muy buenas razones para soñar con las medallas, pero también otras que aconsejan cautela

1España lo que realmente ha logrado en los últimos tres años es una continuidad en sus prestaciones: un bronce y una plata en Europeos (2001 y 2003) y un quinto lugar en el Mundial (2002). Este salto de calidad se ha logrado a partir de la entrada en el equipo nacional de Pau Gasol y por el bloque que se ha creado en torno suyo. Un grupo que no ha dejado de crecer deportivamente y en sus ambiciones. Gasol, Navarro, Felipe Reyes, Jiménez y Garbajosa sumarán en Atenas su cuarta gran competición juntos; Calderón, la tercera y De la Fuente, la segunda.

2Un buen rendimiento en la pista no puede entenderse sin un gran ambiente en la concentración. En la selección es inmejorable y los «nuevos» que van llegando siempre lo destacan. Además se involucran en el carácter ambicioso de los «viejos», que lo quieren ganar todo y no tienen miedo a nada.

3El banquillo español es un lujo. Dos hombres de primerísimo nivel, como mínimo, en cada puesto. Pesquera ha repartido bien las funciones. Cada uno sabe lo que se espera de él y nadie desentona. A partir de esta premisa, la selección puede mantener siempre un mismo ritmo, muy alto, tanto en defensa como en ataque, que acaba desgastando a sus rivales.

4El tiempo que Mario Pesquera se ha pasado sin entrenar a ningún equipo, lo ha utilizado para convertirse en uno de los grandes sabios de la defensa en zona. Sus clinics, impartidos por toda Europa, se han convertido en una referencia para todos los técnicos. En la selección ha encontrado a sus mejores alumnos. Su filosofía de la zona, en todas sus variantes y, lo que no suele ser habitual, en toda su agresividad (el sistema de ayudas maravilla) se está convirtiendo en un arma letal para los contrincantes.

5Roberto Dueñas, sus 2,21, su poder de intimidación, su habilidad en los pases interiores... han transportado a España a otra dimensión. Con él, el cuarteto de pívots españoles se convierte en un quebradero de cabeza, que ofrece multitud de posibilidades tácticas a Pesquera. La utilización al tiempo de Dueñas y Gasol promete resultar explosiva. España se ha afianzado su faceta reboteadora, labor en la que colaboran a fondo los aleros Jiménez, Iturbe y De la Fuente.