Fran Vázquez posa para ABC en un entrenamiento de la selección
Fran Vázquez posa para ABC en un entrenamiento de la selección - ALBERTO NEVADO

Selección españolaFran Vázquez: «No es un marrón venir a la selección»

El pívot gallego regresa al equipo nacional diez años después de su última participación y lo hace para liderar a España

Actualizado:

Fue Sergio Scariolo el último entrenador que contó con él para un gran torneo. Aquel Mundial 2010 acabó mal para el equipo nacional y, desde entonces, Fran Vázquez (Chantada, Lugo, 1983) no volvió a contar para España. Ahora, es de nuevo el técnico italiano el que le rescata para ser el capitán de esta selección de circunstancias que comienza esta semana la búsqueda de una plaza para el Mundial 2019 con los duelos frente a Montenegro y Eslovenia.

—¿Cómo ha sido ese regreso después de tanto tiempo?

—Pues inevitablemente me he acordado de aquellos veranos con la selección. Se juntan muchos sentimientos. Es lógico, aunque al mismo tiempo ha sido distinto. La situación no tiene nada que ver y los compañeros son otros. A la mayoría los conozco de haberme enfrentado a ellos o de compartir vestuario en la ACB. Estos días deben servirnos para conocernos más personalmente, que eso siempre ayuda en la cancha.

—Usted era uno de los fijos. ¿Por qué se corta su ciclo en la selección?

—Son situaciones que pasan y no hay que darle más vueltas. Lo pasado, pasado está. Prefiero no pensar en ello y centrarme en lo que me está ocurriendo ahora, que es un momento muy importante para España. Nos gustaría poder contar con todos los jugadores posibles, pero no puede ser, y los que estamos ahora tenemos que dar un paso adelante. Lo que ocurrió hace años no tiene mucho sentido seguir dándole vueltas.

—¿Costó convencerlo para volver?

—Me llamó Sergio, estuvimos hablando y él sabe que soy muy familiar, así que le pedí unos días para pensarlo. No me gusta mucho pasar toda la semana fuera de casa, así que le pedí consultarlo con la almohada. Viendo que necesitaba mi ayuda y que confiaba mucho en mí, lo vi muy claro. Lo pensé durante dos días y le dije que sí. Que estaba dispuesto a ayudar en lo que fuera y aquí estoy.

—¿No siente la convocatoria como un marrón?

—No es un marrón venir a la selección. La situación es la que hay. No es un marrón nuestro, es de todos. El conflicto que hay, que impide venir a todos los jugadores, no es algo en lo que nos podamos meter. Ni queremos hacerlo. Queremos intentar que esa gente que dice que es un marrón venir no lo vea así. Intentar ganar los dos partidos y sacar adelante esta situación de la mejor manera posible.

—¿Le gustaría estar en el Mundial si lo consiguen?

—Queda mucho y no pienso en ello. Prefiero centrarme en el presente y el presente son estos dos partidos. Esta semana, Montenegro y Eslovenia. Más allá no pienso. Si luego estamos en el Mundial o no, si conseguimos la clasificación, se verá con el tiempo. Y, si no, pues que los que estén disfruten de ese momento y lo hagan lo mejor posible para España.

—¿Se siente el guardián de la esencia en la selección?

—Un poco sí. La última vez que estuve fue en 2010, pero los valores de este equipo han cambiado poco. Ha habido muchos éxitos desde entonces y trataré, en la medida de lo posible, de ser un enlace entre lo que viví y lo que es ahora la selección. Aún así, creo que el propio Scariolo es el mejor embajador de ese espíritu, porque él ha sido parte importante de la construcción de esta selección a lo largo de los años.

—¿Qué significa ser capitán de este equipo y defender ese escudo?

—Es una responsabilidad muy grande. Es complicado dar el relevo a jugadores como Navarro o Reyes, que han ejercido durante años de capitanes y lo han hecho muy bien. Intentaré hacerlo como ellos, lo mejor posible, y con la ayuda de Sergi Vidal y Albert Oliver, capitanes en sus equipos ACB, que seguro que me pueden echar una mano en ese liderazgo. Entre los tres intentaremos inculcar esos valores que siempre han caracterizado a este equipo.

—¿Qué es lo que más les preocupa de estos dos partidos?

—El ambiente de Montenegro va a ser complicado, aunque creo que los jóvenes que están aquí están ya acostumbrados a jugar en canchas difíciles. Jugamos contra un equipo muy duro, que aunque no tenga a sus estrellas, va a ser muy complicado. Tenemos que tener claro que vamos a pasar por momentos difíciles y no tenemos que venirnos abajo cuando eso ocurra. Debemos mantener la calma y no volvernos locos. No buscar soluciones rápidas, porque a veces el camino más rápido no es el mejor.

—¿Cree que les va a costar enganchar a la afición?

—Espero un pabellón como suele tener Burgos, con muy buen ambiente y entregado con la selección. Aunque no estén los principales jugadores de este equipo, los que estamos aquí vamos a darlo todo por el equipo y la camiseta nacional. Estoy seguro de que si vienen no van a salir decepcionados.

—Por ganas, no va a ser...

—Exacto. Estamos todos con muchas ganas. Los jóvenes porque tienen ese ímpetu por su edad y los veteranos porque queremos disfrutar de esta experiencia otra vez. Tenemos la ilusión como si fuera la primera vez.