EurobasketUn «Dream Team» a la española

La selección femenina, tetracampeona de Europa, es ya un equipo de leyenda a la altura de los más grandes

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Nadie quiere medirse a España en los campeonatos, ni siquiera las estadounidenses, a las que nunca se ha ganado, pero que huyen del espíritu combativo de la selección. No vaya a ser... Para el resto de mortales, el equipo cincelado por Mondelo es el coco. Un «Dream Team» a la española que lleva siete años cazando medallas sin tropiezo. Alargando una dinastía a la que no se le vislumbra final, porque detrás de esta generación campeona vienen las jóvenes pidiendo paso.

«Todos los que formamos parte del baloncesto español, en este caso concreto del femenino, tenemos que sentirnos muy orgullosos de esta selección porque lo que han hecho y están haciendo sobrepasa las expectativas más optimistas», señala José Ignacio Hernández, director técnico de la FEB.

Él es uno de los responsables actuales del equipo y estuvo también en su origen. A ntecesor de Mondelo en el cargo. Habla entonces con conocimiento de causa el salmantino, uno de los tipos que mejor conoce el baloncesto femenino en el mundo y el encargado de que este periplo maravilloso siga dando frutos.

«La selección cuenta con un bloque importante al que también se van incorporando otras jugadoras jóvenes, con la gran virtud de que se adaptan al grupo y cada una aporta lo que el equipo necesita. Todas tienen perfectamente asimilado su rol, y esto significa un plus extraordinario del que pocas selecciones pueden presumir», señala.

Es el «Dream Team» del baloncesto español, comandado por Laia Palau y liderado por Astou Ndour. Impulsado en la defensa por Ouviña y Silvia Domínguez. Por Queralt Casas y Andrea Vilaró. Con la puntería de Marta Xargay y Anna Cruz y por el oportunismo de María Pina o Tamara Abalde. Un equipo que no se entendería sin la garra de Laura Gil y Laura Nicholls. Sin la pizarra de Mondelo y sus ayudantes. Los fisios y los médicos. La familia de la federación.

En unos meses, con el preolímpico en marcha, la selección volverá a calzarse las botas para soñar de nuevo. En el horizonte están los Juegos de Tokio, donde tendrán el más difícil todavía. Porque ningún equipo querrá medirse a ellas, pero todos querrán ganarlas. Las mejores de los mortales. El «Dream Team» a la española.