AP  Femerling arrolla a Navarro

Dirk Nowitzki cierra la puerta del oro a España

El alemán de la NBA (27 puntos) logró la canasta que acabó con el sueño del equipo nacional

Actualizado:

DOMINGO PÉREZ BELGRADO. Misión, frenar a Dirk Nowitzki ¿Misión imposible? Se confirmó que sí. El alemán de Dallas, el europeo más determinante de la NBA, llegaba al partido contra España con 133 puntos en cinco choques, una media de 26,6. Metió ayer 27 y a Alemania en la final de hoy contra Grecia. España deberá luchar por el bronce con Francia. Había que pararle. Era condición indispensable para entrar en la final. Mario Pesquera organizó una inteligente estratagema. Puso a Garbajosa sobre este atípico jugador, con altura de cinco (2,13), con tiro de escolta, habilidad de base y velocidad de alero. Un individuo muy difícil de neutralizar. Pero Jorge, tampoco es un pívot normal. Rápido, con buena muñeca y siempre fluctuando en torno a la línea de 6,25. Además, Pesquera tenía preparada otra trampa, las ayudas defensivas de Jiménez sobre el gigante alemán. Surtió efecto la táctica. En el minuto 14 España se situaba con nueve de ventaja (21-30) y en ese tiempo el temible Nowitzki sólo había sumado cinco puntos con pésimos porcentajes por las dificultades para tirar que encontraba cada vez que montaba la mano. Buena renta, buen juego, buen trabajo bajo tableros. El camino hacia la final se ensanchaba. Pesquera ante este panorama decidió dar reposo a Garbajosa. Tal vez sólo fuera una casualidad. Al fin y al cabo, Nowitzki es de esos jugadores que la pueden liar en cualquier momento. Pero el caso es que fue irse el de Torrejón y el germano clavó dos triples consecutivos en la cara de De Miguel. Y Garret completaba un parcial de 9-0 (31-32). En 15 segundos todo el esfuerzo de cuarto y medio se diluía. Afortunadamente, aunque el ataque se atoró (sólo tres puntos, tres tiros libres, en los seis minutos finales del cuarto), la defensa siguió firme para irse al descanso por delante (34-35). Las tres personales de Reyes en la primera mitad dieron paso en la segunda a Vázquez. El gallego fue el impulsor de una nueva escapada. Suplió con su aportación ofensiva los puntos ausentes de Garbajosa, sacrificado en labores secantes de la estrella teutona. Nowitzki se pasó otros cuatro minutos sin anotar y España se puso de nuevo con nueve arriba (39-48). Pero otra vez Alemania, a partir de un triple del de los Mavericks acompañado por otros de Roller y Demirel empalmó un parcial para igualar (50-50, m. 28). El cuarto final se abría con un triple de Greene, un enceste de Arigbabu y otra canasta desde 6,25 y una de dos de Nowitzki para situar a Alemania por delante por primera vez en el choque: 64-57, a 6:12 de la conclusión. El festival Nowitzki acababa de empezar y pilló a Garbajosa, inexplicablemente en el banquillo. Cuando Pesquera lo devolvió a la cancha quedaban 4:05 y el NBA, que para entonces ya llevaba cosechados 25 puntos había colocado a los suyos con 11 arriba (70-59). Peligosa situación porque España pretendía acortar con triples y no era el día. Los que les entraban a los alemanes (13 de 33) se les salían a los españoles (2 de 19, 0 de 5 Navarro, 0 de 6 Garbajosa...). Había que buscar otra vía. y fue la defensa. Varios robos y contragolpes culminados por Navarro colocaban el tanteo en 72-71 a 48.6 segundos. Otro final de infarto. El balón fue a Nowitzki. No pudo tirar. Lo hizo Roller y falló. En la jugada siguiente Navarro puso el 72-73. Quedan 14 segundos y a tres Nowitzki la coló (74-73). Tres segundos y nueve décimas. El balón se lo dieron a Calderón -¿por qué no a Navarro?-. Se la jugó el futuro base de Toronto, -él todavía no es NBA- y erró.

ALEMANIA 74 - ESPAÑA 73 Alemania (16+18+20+20) Roller (9), Greene (3), Pesic (8), Nowitzki (27), Femerling (7) -cinco inicial-, Demirel (5), Maras, Schultze (3), Wucherer (6). Garret (4), Nikagbatse y Arigbabu (2) España (23+12+22+16) Calderón (10), Navarro (27), Jiménez (7), Garbajosa (4), Reyes (5) -cinco inicial-, Cabezas (4), Vázquez (15), Fernández y De Miguel.