Blatt, durante un partido
Blatt, durante un partido - AFP
Baloncesto

David Blatt confiesa que sufre esclerosis múltiple en una emotiva carta

«¿Cómo podría quejarme? No puedo y no lo haré. Es un esfuerzo desperdiciado y si le pido a mis jugadores que sean la mejor versión de sí mismos, debo pedirme, e incluso exigirme a mí mismo que haga lo mismo»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

David Blatt, uno de los entrenadores más reconocidos en Europa y actual titular del Olympiacos griego, ha confesado en una carta que sufre esclerosis múltiple, una enfermedad autoinmune y degenerativa que afecta al sistema nervioso.

El entrenador israelí-estadounidense declaró que, pese a que esta enfermedad no tiene cura, va a seguir en su puesto y está realizando una serie de ejercicios de fortalecimiento y equilibrio, así como natación para mejorar la flexibilidad y el movimiento muscular.

«Cuando superé la conmoción inicial y el dolor de comprender cómo esto podría cambiar mi vida, decidí que no cedería ante nada. Sólo iba a adaptarme y ajustarme para encontrar la forma de continuar mi vida con la mayor normalidad posible», aseguró en la misiva.

«¿Cómo podría quejarme? No puedo y no lo haré. Es un esfuerzo desperdiciado y si le pido a mis jugadores y al personal que sean la mejor versión de sí mismos, debo pedirme, e incluso exigirme a mí mismo que haga lo mismo», escribió Blatt.

«He sido bendecido con la ayuda de muchas y buenas personas. Aquellos que me apoyan, me ayudan y que entienden que aunque funciono de una forma diferente sigo siendo la misma persona. Y no me dejan que olvide eso incluso cuando estoy un poco deprimido o desanimado», afirmó.

El técnico, ganador de una Euroliga, un Eurobasket, una Eurocup y poseedor de un anillo de la NBA, consideró que es su «responsabilidad ser un ejemplo para todos y continuar viviendo la vida de la mejor manera posible y nunca, nunca ceder o rendirme».

El equipo del Pireo ha sido tres veces campeón de Europa (1997, 2012 y 2013) y una vez ganador del FIBA intercontinental Cup (2013). La temporada pasada el club descendió a segunda división por no presentarse en dos partidos contra su eterno rival, el Panathinaicos, para protestar contra la parcialidad, al juicio de sus propietarios, de los árbitros.