El Madrid gana sin brillantez para seguir en la UVI
Llull entra a canasta - AFP
Real Madrid869065Unicaja
EUROLIGA

El Madrid gana sin brillantez para seguir en la UVI

Le costó imponerse al Unicaja y no depende de sí mismo para entrar en la siguiente fase

MADRID Actualizado:

El Real Madrid venció al Unicaja por 86-65 pero sufrió mucho tras una mala primera parte en la que no defendió y apenas tuvo acierto en ataque, para seguir con vida en la UVI de la Euroliga.

El Unicaja estaba eliminado antes de comenzar el partido en el Palacio de Deportes y jugó sin presión, mientras que los locales fueron conscientes de que su único premio por la victoria era seguir manteniendo unas mínimas posibilidades de clasificación.

Un triple de Sergio Llull, a los pocos segundos de haberse iniciado el partido, pareció ser el presagio de que el equipo seguía en estado de gracia. Pero un parcial de 0-14 en los cinco minutos siguientes dejó bien claro que el Real Madrid no era el mismo que el que conquistó la Copa del Rey en Barcelona.

Los tiros se negaron a entrar. Solo el triple de Llull consiguió su objetivo, porque después llegaron otros cinco lanzamientos desde la larga distancia y cinco más de dos puntos sin ningún acierto.

Pero lo peor no fue eso, sino la pobre defensa que exhibió el equipo y la falta de ideas ante una simple defensa en zona que planteó el Unicaja, con la ausencia de Freeland.

El técnico Pablo Laso comenzó a mover el banquillo, pero apenas encontró reacción alguna en los recambios que fue introduciendo en pista. Begic, Velickovic y Carroll dieron algunos síntomas de reactivación, pero poca cosa.

Al término del primer cuarto la mejor noticia fue que el Madrid sólo perdió por 8 puntos, 14-22.

El segundo periodo transcurrió prácticamente por los mismos derroteros, con el entrenador blanco intentando encontrar la tecla adecuada para que su equipo reaccionase. Pero no fue hasta el minuto 16 cuando el Real Madrid llegó al partido con un parcial de 10-3 en menos de 2 minutos, pasando de un 24-34 a un 34-37 esperanzador.

Sin embargo no fue un cambio drástico, sino que siguieron los errores defensivos, para desesperación de Laso, y las imprecisiones en ataque, ahora con un Mirotic más entonado y autor de 3 de 5 triples. Al descanso, 41-41.

Hubo que esperar hasta el minuto 23 para que el Real Madrid volviera a dominar en el marcador, desde el triple inicial de Llull, 46-44. A estas alturas el partido estaba lo suficientemente lanzado como para que nadie pensara en otra cosa que en intentar mantener vivas las mínimas esperanzas de clasificación para cuartos de final.

Siguieron las imprecisiones en ataque, pero se ató más en corto al Unicaja en defensa y el luminoso comenzó a marcar los réditos blancos en forma de ventajas, para concluir con un 59-53 al término de treinta minutos de juego.

Unicaja comenzó a flaquear, 63-53 en el minuto 32, y el Real Madrid a verse ganador, por lo que el juego volvió a bajar enteros, salvó algún relámpago de calidad vía Llull, Carroll o Mirotic.

El Real Madrid sufrió más de la cuenta, aunque al final ganó por 21 puntos de diferencia. El premio le mantiene en la UVI de la Euroliga.