La fe de los Grizzlies acaba con los Nuggets
Marc Gasol ante Gallinari - EFE
Memphis1009097Nuggets
NBA

La fe de los Grizzlies acaba con los Nuggets

El equipo de Marc Gasol remonta doce puntos en el último cuarto y se lleva el duelo en la prórroga. Rudy falló en su intento de forzar el tiempo extra

Actualizado:

Lo bueno de contar con seis jugadores españoles en la NBA, es que resulta complicado que cada noche no ofrezca algún duelo directo entre ellos. Algo que hace solo unos años se vivía como un hecho extraordinario, pero que la normalidad ha convertido en vulgaridad. Rutina, que da una idea del potencial al que ha llegado nuestro baloncesto.

Lo que no ha cambiado, a pesar de que se repita casi cada día, es el encuentro entusiasta entre los nuestros. Abrazos, confidencias a pie de pista, bromas y apuestas cruzadas en las redes sociales. El mismo buen rollo que impera en el vestuario de la selección, se mantiene al otro lado del Atlántico, y el encuentro entre Rudy Fernández y Marc Gasol anoche en Memphis no fue una excepción.

Con el balón al aire, los ánimos se tensan, más aún, si acumulas cuatro derrotas como los Grizzlies y te encuentras al personal enfadado en tu propia casa. El público de Memphis, que hace solo unos meses suspiraba por ver ganar a su equipo aunque fuera un solo partido, se ha acostumbrado al caviar y ya no le valen las derrotas. Ante los Nuggets, el ambiente era raro, sobre todo al principio y los primeros compases no ayudaron a rebajar la tensión.

De la mano de un buen André Miller, los Nuggets, sorprendente segundo mejor equipo del Oeste, mandaban con facilidad en el marcador, manejando ventajas alrededor de los diez puntos a pesar de la mala noche de sus exteriores, donde Gallinari estuvo especialmente desacertado (8 puntos, con 1 de 10 en tiros de campo).

El duelo entre Nené Hilario y Marc Gasol, los dos agentes libres más cotizados de este año, se lo llevó el español, que sumó un nuevo doble doble (20 puntos y 13 rebotes) y fue clave en el resurgir de los Grizzlies, que se marcharon al descanso con una desventaja de doce puntos (37-49).

El trabajo del banquillo de los Nuggets les permitió afrontar con cierta tranquilidad la reanudación. Rudy Fernández, que había regresado con muy buenas sensaciones de la lesión, jugó su peor partido en lo que va de temporada y se quedó sin anotar. Aún así, con él en la cancha, el equipo funcionó y mantuvo esa renta intacta hasta el último período (65-77, min. 39).

Rudy se jugó el balón decisivo

Fue entonces cuando surgió la figura de Tony Allen, el especialista defensivo de los Grizzlies. El corazón del oso que llevan en el escudo. Denostado en Boston, Allen se ha hecho con un sitio en los Grizzlies, donde sabe de su importancia. Anoche lideró la remontada, con 8 puntos en los últimos minutos del partido, a los que unió un robo clave que permitió a Memphis forzar la prórroga.

En el tiempo extra, el conjunto de George Karl llegó a ir ganando por tres puntos, pero de nuevo Allen y la fe de los Grizzlies les llevó a culminar la remontada gracias a un triple de OJ Mayo tras dos rebotes ofensivos. El último balón, a pesar de su noche aciaga, fue para Rudy Fernández (lo que habla muy bien de la confianza que Karl tiene en él), pero no era la noche del balear. Era la de los Grizzlies, que con el triunfo, trabajado, ante los Nuggets, rompen la racha negativa de cuatro derrotas y se enganchan de nuevo a los play offs.

Naufragio de los Raptors

En Toronto, nuevo descalabro de los Raptors, que fueron vapuleados en su propia casa por los Hawks. Sin Andrea Bargnani, lesionado de nuevo, Calderón volvió a quedarse huérfano en ataque, aunque esta vez, el español tampoco estuvo brillante. Bien defendido, el extremeño apenas pudo mirar al aro (6 puntos) y se quedó en nueve asistencias a pesar de jugar más de media hora.

El choque se rompió en el segundo cuarto gracias al acierto anotador de Joe Johnson, que se marchó a los vestuarios con 24 puntos de los que 30 que conseguiría en el encuentro, dejando a los Hawks con medio partido en el bolsillo (37-56). El intento de maquillaje no funcionó para los Raptors, que se fueron hundiendo sin un ancla ofensivo al que agarrarse. Calderón, 9 asistencias, se quedó solo en la faceta ofensiva, donde se echó de menos más aportación de DeRozan (9 puntos). La derrota deja últimos de la división Atlántico a los Raptors.