Scariolo, durante un entrenamiento de la pasada concentración de España
Scariolo, durante un entrenamiento de la pasada concentración de España - ALBERTO NEVADO

Clasificación Mundial 2019España cierra la ventana con optimismo

Además de los dos triunfos, Scariolo ha sacado conclusiones positivas para el futuro de la selección durante estos días

Actualizado:

La charla de agradecimiento sincero que Sergio Scariolo dio a sus jugadores al terminar el partido frente a Eslovenia explica a la perfección lo que han sido estos días dentro de la selección. La presión que han tenido que superar el cuerpo técnico y los jugadores dejó paso el domingo a la alegría por el trabajo bien hecho y, en el caso del técnico, por haber sentado las bases para el futuro próximo. Ese incierto camino hacia el Mundial 2019 en el que todavía queda mucha senda por recorrer. Periplo que ya no hará a ciegas, sino acompañado de un grupo de jugadores heterogéneo que han sabido conjuntarse para dar lo mejor de sí en pos de un objetivo común.

Veteranos con liderazgo:Vázquez y Vidal

Una llamada de Jorge Garbajosa dio inicio al regreso de Fran Vázquez a la selección siete años después de su última convocatoria. El gallego pensó que sería bonito vestirse de rojo para que le viera su hijo y por eso no dudó en darle el sí quiero a Scariolo y al equipo nacional. Capitán por aclamación popular, el pívot mostró ese liderazgo desde el primer día en el vestuario y también lo hizo sobre la cancha en el inicio del primer partido. Él fue el encargado de anotar los primeros puntos frente a Montenegro, despejando los nervios del resto del equipo. El domingo, el gallego respondía orgulloso a las preguntas mientras su hijo asistía feliz a la rueda de prensa.

Junto a él, Sergi Vidal ha demostrado que los años no son un problema para rendir en la cancha. El alero resultó fundamental ante Eslovenia con sus triples –6 en 7 intentos– y eso que jugó muchos minutos con un dedo dislocado. «Alo mejor he metido tantos por eso», bromeaba con la prensa al final del partido. Si no vuelve en la siguiente ventana, su recuerdo con la selección será mejor que aquel Eurobasket de 2005 en el que España quedó cuarta.

Un diamante en la recámara:Quino Colom

Para el gran público, el base andorrano del Unics Kazan era un desconocido hasta el domingo, pero Scariolo ha tenido su nombre apuntado en la agenda durante años. Quino Colom ha sufrido el ostracismo del equipo nacional por culpa del alto nivel de nuestro baloncesto en el puesto de base. Un lugar en el que hay tantos y tan buenos jugadores que cuesta elegir solo a dos o tres para formar el equipo en cada campeonato. Ricky Rubio, Llull, Sergio Rodríguez, Calderón o Guillem Vives le habían cerrado hasta ahora las puertas de la selección, aunque después de su exhibición ante Montenegro y Eslovenia Colom podría ganarse un puesto, incluso, para el Mundial 2019. Es una debilidad del seleccionador, que el domingo no dudó en alabarle de manera individual tras los 25 puntos anotados ante la campeona de Europa. «Ha respondido muy bien, con calidad y liderazgo y me alegro mucho por él», expuso Scariolo.

Jóvenes que llaman a la puerta: Paulí y Saiz

Aunque no tengan un papel relevante en sus equipos, sí que han sido importantes estos días con la selección. El pívot del Real Madrid –cedido esta temporada en Burgos–, asumió la responsabilidad bajo los aros en el último cuarto del choque ante Eslovenia. Le faltan centímetros para dominar la zona, pero el corazón de Saiz y sus ganas le sitúan en la senda para sustituir a Felipe Reyes tanto en el club blanco como en la selección. Palabras mayores, aunque mimbres no le faltan.

El caso de Paulí es similar. Le está costando explotar en el Herbalife Gran Canaria, aunque la experiencia y la carga de confianza recibida estos días con España debería ayudarle. Ha sido uno de los mejores en defensa y, cuando dejó a un lado los nervios, también fue capaz de hacer daño en ataque. El futuro de España está en sus manos y también en las de un Sergi García que apenas ha tenido minutos en esta ventana, pero que apunta muy alto.

El talento que se quedó en casa: Aguilar y Beirán

No han podido estar por lesión, pero ambos jugadores cuentan y mucho para Scariolo en el futuro más cercano de la selección. En circunstancias normales habrían sido dos de los pilares del equipo, tal y como reconocía el técnico italiano en una entrevista publicada en ABC. Si nada se tuerce, ambos deberían ser convocados en la siguiente ventana de clasificación prevista para febrero. Un salto de calidad más para un equipo que ya ha ofrecido un buen nivel en estos dos primeros partidos rumbo al Mundial 2019.

Hablando de lesiones, el baloncesto de equipos nacionales también ha dejado a varios jugadores tocados en su regreso a los clubes. El «virus FIBA» ha atacado a Rabaseda –duda para medirse al Real Madrid este fin de semana– y Vidal, que se fue a Badalona con un dedo de la mano dislocado.

El futuro incierto de las ventanas de clasificación

Superado el escollo que supuso este parón de selecciones, el baloncesto mundial mira al futuro. La siguiente ventana de clasificación está prevista para febrero, fecha en la que se disputará un Barcelona-Real Madrid de la Euroliga. Con ese panorama, no solo es que la selección tendrá que acudir sin jugadores de esos dos equipos, sino que deberá luchar para atraer la atención hacia su partido contra Bielorrusia contra todo un clásico. Una situación extraña que obligaría a los aficionados al baloncesto a dividir su atención. Aún así, tanto FIBA como Euroliga no descartan que este segunda ventana de clasificación se aplace al verano para que los equipos puedan contar con todos sus jugadores.