Calderón lidera el festín de los Raptors

EMILIO V. ESCUDERO
Actualizado:

El mejor Calderón de la temporada lideró el triunfo de Toronto frente a Indiana (123-112) en un partido en el que los canadienses se complicaron la vida al final después de haberse ido al descanso con 21 puntos de ventaja. Danny Granger, con sus 36 puntos, no pudo hacer nada ante el vendaval ofensivo de los Raptors, que habían anotado 74 puntos en los dos primeros cuartos.

Cuando Calderón aterrizó en Toronto se encontró en el vestuario con un veterano de guerra como Mike James, con seis temporadas a sus espaldas en la NBA. Antes, había tenido que dar bastantes tumbos por Europa para hacerse un sitio en la mejor liga de baloncesto del mundo, lo que hace una idea del carácter luchador del americano. De él tomó ejemplo Calderón en su año de novato, lo que le sirvió para entrar con muy buen pie en los Raptors. La marcha de James a Minnesota sólo unos meses después, dejó al extremeño como único base de garantías en el equipo, algo que el técnico, Sam Mitchell, solucionó con el fichaje de T.J. Ford, uno de los jóvenes talentos que más estaban destacando en la liga.

La llegada de Ford relegó al banquillo a Calderón, que apenas disfrutó un puñado de minutos más en su segunda temporada con la elástica de los Raptors. Un incremento mínimo, si tenemos en cuenta su alto rendmiento (casi 10 puntos y 5 asistencias por partido). Tuvo que lesionarse T.J. Ford al año siguiente, para que Mitchell le diera por fin el mando como titular a Calderón. Para entonces, la rivalidad entre ambos era evidente, a pesar de que ninguno quería sacar el hacha de guerra a la luz pública, guardando las apariencias en beneficio del equipo. La más que posible marcha del español, que terminaba contrato al final de la temporada, hizo elegir a Colangelo, que optó por mantener a Calderón y enviar al joven Ford a Indiana.

Aquel gesto del "General Manager" de los Raptors confirmó la importancia del base español en el futuro de la franquicia, pero provocó los recelos de cierto sector del equipo, más afin al jugador americano. Unos recelos que Calderón tardó poco en disipar gracias a su gran rendimiento. Aún así, desde entonces, cada vez que T.J. visita el Air Canada Centre, las comparaciones entre ambos son inevitables. Anoche, el vencedor volvió a ser el español, que firmó sus mejores números de la temporada. 21 puntos y 7 asistencias que sirvieron a los Raptors para conseguir su séptima victoria (7-8), mientras que el base de Indiana se quedó en 16 puntos y repartió apenas 3 asistencias.

La primera parte fue un verdadero correcalles, del que salió victorioso el mayor potencial ofensivo de los canadienses tal y como reflejaba el marcador (74-53). El despetar de Danny Granger, el único que dio la cara en los Pacers, y una de las habituales pájaras de los Raptors, permitieron a los visitantes recortar la diferencia hasta dejarla en sólo 5 puntos (97-92, min.36). Alarma roja en el banquillo de Triano, que volvió a poner en pista a Bosh, Calderón y Bargnani para volver a tomar las riendas del encuentro y sellar un nuevo triunfo antes de visitar las canchas de los Bobcats y los Celtics.