Laura Nicholls, ante Bélgica
Laura Nicholls, ante Bélgica - EFE

BaloncestoEl Mundial femenino de Tenerife llegó a 485 millones de espectadores

«No se nos va a olvidar nunca Tenerife y este magnífico campeonato que hemos sido capaces de organizar entre todos», declaró Jorge Garbajosa, presidente de la Federación Española de Baloncesto

Actualizado:

El Mundial femenino de baloncesto que se disputó en Tenerife del 22 al 30 de septiembre de 2018 tuvo un impacto global directo e indirecto de 30 millones de euros y llegó a 485 millones de espectadores en todo el mundo, según explicó el presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), Jorge Garbajosa.

Las cifras presentadas este jueves en Tenerife ratifican la afirmación de que la FIBA y la FEB han organizado «la mejor Copa del Mundo femenina de la historia», indicó el organismo español. Un total de 60.455 espectadores asistieron a los partidos celebrados en los pabellones Santiago Martín y en el Quico Cabrera, 23.000 de ellos locales, 30.000 nacionales no tinerfeños y más de 7.000 espectadores internacionales.

Un dato que provocó el 'no hay billetes" en los partidos de la fase final del campeonato, un 85% de media de ocupación en los partidos de España -que fue bronce- y un 60% en los partidos de otras selecciones, explica la FEB, que valora el impacto económico y social en 30 millones de euros con 3,7 millones de gasto en hoteles, 2,4 en restaurantes y 2,7 en transporte, cultura y otras industrias.

La repercusión digital se incrementó en más de un 315% respecto a la Copa del Mundo de hace cuatro años. Además, en los medios 'online' se publicaron 2.778 artículos con más de 56 millones de impresiones. Todo ello valorado en otros 15 millones de euros de repercusión, aparte de la imagen internacional de la isla de Tenerife en el mundo.

La difusión del evento también deja 40 partidos retransmitidos por televisión, con 65 canales, 1.176 horas emitidas alcanzando 139 mercados de los cinco continentes y una audiencia acumulada de 485 millones de espectadores. Solamente el encuentro que enfrentó a China y Australia registró una audiencia media de 35 millones de espectadores.

Según destaca la FEB, el Mundial de Tenerife se convirtió en el «gran evento deportivo disputado en España, que volvió a demostrar su capacidad organizativa con 215 personas en la organización, 350 voluntarios, 7 hoteles empleados, 20 patrocinadores, más de 50 actividades culturales, educativas y de promoción, incluido un concierto inaugural para 4.000 personas y dos 'Fan Zones' con más de 20.000 visitantes».

«Tenerife no se nos va a olvidar nunca»

Garbajosa se mostró satisfecho con estas cifras y agradeció a todas las instituciones implicadas en el Mundial (Gobierno de Canarias, Cabildo de Tenerife y Ayuntamientos de San Cristóbal de La Laguna y Santa Cruz de Tenerife). «No se nos va a olvidar nunca Tenerife y este magnífico campeonato que hemos sido capaces de organizar entre todos», dijo.

«Estoy seguro de que a partir de ahora en cada evento que participamos nos acordaremos de esta isla y de estas grandes ciudades que albergaron la mejor Copa del Mundo femenina de la Historia», añadió Garbajosa, que consideró que la inversión realizada «tendrá un retorno superado holgadamente. Hay una rentabilidad directa evidente, pero no cabe duda de que hay un retorno mucho mayor», sentenció.

Carlos Alonso, presidente del Cabildo, aseguró que «ha habido un antes y un después de esta Copa del Mundo. Primero, en el valor que este evento ha dado para el deporte femenino y en la lucha por la igualdad. Y segundo, por el reconocimiento del baloncesto sin apellidos, en el espectáculo que han dado en una Copa inolvidable», manifestó.

Por su parte, José Francisco Pérez, director general de Deportes del Gobierno de Canarias, afirmó que «Canarias está muy orgullosa de esta Copa del Mundo» y el alcalde de San Cristóbal de la Laguna, José Alberto Díaz, aseguró que «ha sido de plena satisfacción». De igual manera que Verónica Messeger, concejala de Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, destacó que todos estuvieron «a la altura».