España se divierte en el estreno
Ante Tomic trata de defender a Marc Gasol - efe
eurobasket 2013

España se divierte en el estreno

Triunfo merecido de los de Orenga, que se cargan de confianza antes de encarar la prueba más dura del grupo: Eslovenia

Actualizado:

Venía España acostumbrada a pasarlo mal en los estrenos de las citas importantes. Dos derrotas, en el Europeo 2009 y el Mundial 2010, y un susto ante Polonia en el pasado Eurobasket de Lituania. Con ese panorama, la idea de entrar en el partido desde el minuto uno era más importante que nunca y los de Orenga cumplieron con creces.

Tras un inicio dubitativo, llegó el parcial que desequilibró el encuentro de manera definitiva. Un 20-4 que dejó el encuentro camino del segundo cuarto con 25-9 en el marcador. Demasiada distancia en la cancha que los croatas trataron de recortar aumentando la dureza defensiva.

La permisividad arbitral dio ciertas esperanzas a los balcánicos, que consiguieron frenar la sangría de puntos y se acercaron un poco en el marcador (28-18, min. 16). España, que apenas conseguía anotar puntos con la segunda unidad, vio cómo la entrada de Rudy Fernández (el mejor en este primer tiempo) reactivaba al equipo a pesar de que sólo estuvo unos minutos en cancha tras cometer la tercera falta personal. Aún así, la entrada de Calderón ayudó a sumar y marcharse al descanso con la distancia casi intacta (33-20).

Croacia salió dispuesta a meterse en el partido. Las armas, las mismas que en el segundo cuarto, se conjugaron con un bajo acierto de la selección para que los croatas bajaran de los diez puntos por primera vez desde el primer cuarto (35-26, min. 25). Rudy, al que Orenga había dejado en el banquillo para no agravar sus problemas de faltas, tuvo que salir al rescate.

El madridista exhibió la confianza que le da el ser capitán para echarse el equipo a la espalda. Sumó siete puntos consecutivos, los últimos con un espectacular mate de espaldas tras asistencia de Sergio Rodríguez que levantó de sus asientos al personal. Ahí se acabó el festival del balear, al que la cuarta falta personal le mandó de nuevo al banquillo.

Para entonces, el partido estaba ya controlado (47-29, min. 28) y España caminaba cómoda hacia su primer triunfo en el Europeo. Una técnica a Orenga en el último segundo del tercer período puso cierta emoción al desenlace (49-37).

El último cuarto fue un festival de España. La diferencia se fue hasta los 28 gracias a la intensidad defensiva que dejó a Eslovenia en sólo 3 puntos en este período final. Un triunfo merecido que carga de confianza al equipo de cara al futuro y antes de encarar la prueba más dura del grupo, la que le llevará a enfrentarse mañana a Eslovenia, el anfitrión.