Las jugadoras rojiblancas celebran su triunfo en la Copa ante el Barcelona
Las jugadoras rojiblancas celebran su triunfo en la Copa ante el Barcelona - EFE

Liga IberdrolaEl Atlético domina el fútbol femenino

El equipo rojiblanco está cerca de ganar su tercera liga consecutiva y disputará por tercer año seguido la final de Copa

MadridActualizado:

El Atlético Femenino está cerca de superar el difícil reto que se marcó a principio de temporada: mejorar lo conseguido la campaña anterior, cuando ganó la Liga y llegó a la final de Copa de la Reina. Superado el ecuador de la temporada, está a seis puntos del Barcelona y repite en la final copera, donde tras eliminar al Barcelona se medirá a la Real Sociedad. El Atlético cuenta, por tanto, con serias opciones de lograr el doblete. La capitana Amanda Sampedro y su compañera Olga García, en cambio, prefieren ser cautas y mantener los pies en el suelo: «Aún no hemos ganado nada. Hay que pensar en el próximo partido», dice Amanda, recurriendo al ya mítico «partido a partido» que inunda cada uno de los rincones del club. «Es la filosofía que nos ayuda a conseguir grandes cosas», añade.

Las dos jugadoras atienden a ABC con motivo de la renovación del patrocinio con Herbalife Nutrition. Ambas afrontan con entusiasmo este tramo final, con un esperanzador desenlace en el horizonte. Su buen hacer en la Liga recibió un importante espaldarazo hace unas semanas con el pinchazo del Barcelona ante el Sporting de Huelva: «Estábamos jugando contra el Madrid y escuchábamos a la grada celebrar algo, pero no sabíamos qué era. Cuando nos enteramos de la derrota del Barcelona fue una alegría, porque supone un paso más hacia el objetivo», cuenta Olga. A falta de ocho partidos y tras ganar ayer al Albacete, el Atlético tiene un importante colchón sobre su perseguidor.

El reto de Europa

Sin embargo, la hasta ahora notable temporada del Atlético sufrió un duro revés en los octavos de Champions. Esta competición sigue siendo la piedra en el zapato del equipo. Tras eliminar en dieciseisavos al Manchester City, uno de los favoritos, se volvieron a ver las caras con el Wolfburgo, verdugo del año anterior. El global de 10-0 fue un severo castigo que evidencia la diferencia que aún hay entre el fútbol femenino de ambos países. «Hay potencias como Alemania, Francia o Estados Unidos que están un peldaño por encima. La Liga se tiene que mirar en ese espejo. España tiene mucho talento y hay que potenciarlo», opina Amanda. Olga, por su parte, cree que la clave en este asunto es la mejora paulatina de la Liga: «Cada vez es más difícil hacerse con el título y eso es fundamental para ganar competitividad en Europa. Hay más nivel, más experiencia y más ganas de apostar por venir a España de grandes jugadoras extranjeras».

No en vano, esta desigualdad con respecto a Europa también es aplicable a España, donde Atlético y Barcelona dominan con autoridad. El conjunto azulgrana, segundo clasificado, cuenta con una importante ventaja sobre el tercero y el cuarto. «Es cierto que hay dos equipos que marcan la diferencia en la Liga, pero también que cada vez las distancias se van acortando. Está demostrado que cualquiera te puede ganar y esa es la dinámica que hay que seguir», dice Amanda.

Nuevas caras en el equipo

Tras la marcha de varios pesos pesados el anterior verano, se incorporaron al equipo nuevas jugadoras que están rindiendo según lo esperado. Una de ellas, Olga, llegó del Barcelona, en gran parte, gracias a la mediación de Amanda: «Cuando me apareció la opción del Atlético era algo que ya había hablado con ella. Llevaba años diciéndome que viniera», confiesa. El año pasado, sus ahora compañeras le arrebataron la Liga, un título que confía en levantar de rojiblanca: «Sé que para el Barcelona ganarla es el gran objetivo». En menos de un mes, el Metropolitano acogerá el clásico entre ambos: «Es un partido que cualquiera puede ganar por una acción. Va a ser muy emocionante porque nos jugamos mucho». De lograr la victoria, las rojiblancas se meterían más de media Liga en el bolsillo.

Este encuentro también será especial para Amanda, aunque en su caso ya sabe lo que es jugar en el césped del nuevo estadio. La ahora capitana entró en el primer equipo con apenas quince años y es uno de los nombres propios de la historia del club. Tanto es así que la afición del Atlético ya ha reclamado una placa para ella en el estadio: «Soy atlética de toda la vida y obviamente me encantaría tener una placa junto a grandes leyendas como Torres, Godín, o Koke. Sería muy especial, como también lo ha sido jugar el el Calderón o en el Metropolitano». Su buena labor con el brazalete queda patente cuando su compañera, recién llegada, dice lo siguiente: «La frase “coraje y corazón” se inculca en cada jugadora». Con eso y con fútbol, el Atlético confía en lograr el que sería el primer doblete de la historia del equipo.