Atlético

Ilusión después de una pretemporada estelar

La reforma de la plantilla deja siete victorias en siete partidos y la aparición superlativa de Joao Félix

Actualizado:

Siempre vinculado a las oscilaciones extremas en el gráfico de diagnósticos, la parroquia del Atlético se encontraba hace unas semanas al borde del ataque de nervios porque se marchaban los buenos (Griezmann, Lucas Hernández, Rodrigo, Godín, Filipe, Juanfran...) y se adivinaba una visión futurista vacía de contenidos asociados a la divisa del club. Se preveía una pérdida de identidad, algunas localizaciones amargas y mucho camino por recorrer para el ideólogo Simeone. Pero siete partidos después, siete victorias convincentes incluido aquel 3-7 al Real Madrid, han convertido la mala sombra en euforia e ilusión desbordantes antes del comienzo de la Liga. La pretemporada del Atlético resultó estelar y la aparición de Joao Félix una maravillosa noticia para la hinchada.

La conjunción astral comienza con una pretemporada a la vieja usanza, sin necesidad de postureos. Aire puro de la meseta cerca de Segovia, en Los Ángeles de San Rafael, la rampa del 10 por ciento para adquirir resistencia y forma física, y una planificación del gusto del Cholo. Después de llenar la despensa de glóbulos rojos, las giras al uso de los tiempos para asumir ingresos y posición en los mercados.

El talento del portugués

Desde el primer día deslumbra Joao Félix, talento puro según lo presentó el club en el Museo del Prado y que confirma en los amistosos la calidad, intuición y visión de juego que se le anunciaba. Su ronroneo cerca del área siempre significa peligro, por los pases de gol, la activación de otros futbolistas o su intrepidez para acabar las jugadas. Lo hace sencillo y natural, tanto que parece fácil en sus botas. Cuatro goles y tres asistencias en cinco partidos trazan una pretemporada estupenda. Se ha entendido de maravilla con Diego Costa, a quien ha movilizado. Joao Félix ha disparado la ilusión entre los atléticos. Y nadie recuerda ahora su precio.

Cunden las buenas noticias para Simeone porque la reforma de la plantilla con los fichajes no solo ha dado resultados en los amistosos. También han despertado tres jugadores. Diego Costa vuelve a ser aquel bisonte fiero que se merendaba defensas por su velocidad y potencia. «Un toro», como lo definen los preparadores en el vestuario por su robustez física. Simeone nunca quiso que se marchara, ni a China ni a cualquier otro retiro de veteranos. Se ha propuesto volver a sacar jugo de un jugador al que adora y al que, previsiblemente, juntará muchas tardes a Morata en el ataque.

Lo mismo sucede con Lemar o Vitolo. Frustrante y muchos días irritante el francés la campaña pasada, ha completado un gran inicio de verano culminado con un pase sensacional a Joao Félix contra la Juventus. Vitolo empieza a parecerse al extremo que deslumbró en el Sevilla y la selección.

Los nuevos han penetrado en el molde Simeone. Han destacado Mario Hermoso, el central zurdo que es lo más parecido a Lucas, y el brasileño Lodi, a quien se auguran tardes de excursión por la banda. Bastante bien Felipe, Herrera, Llorente y Trippier en una plantilla que adereza la competencia en cada puesto y que vuelve a insuflar ánimo ante el debut en la Liga (Getafe, 22 h. en el Wanda).

Joao Félix, un 10 con clase

Una cifra amenazaba la progresión de Joao Félix, los 126 millones que pagó el Atlético al Benfica. Pero el portugués ya muestra síntomas de personalidad para imponer su fútbol al mercadeo. Juega de maravilla, tiene visión, intuición y naturalidad para expresarse cerca del área. También gol: cuatro en cinco partidos.

Costa, Lemar y Vitolo brillan

Tres futbolistas que pudieron salir del club por bajo rendimiento son ahora un acicate para Simeone. Diego Costa, Lemar y Vitolo parecen en situación de recobrar su mejor versión. De Costa se sabía lo que podía dar. El francés ha enseñado en la pretemporada más virtudes que en todo el año pasado.

Los nuevos se adaptan

Joao Félix al margen, los nuevos ha captado la onda del cholismo. Y hay muchos. Lodi, Trippier, Mario Hermoso, Llorente, Herrera, Felipe y, con menos minutos, Saponjic. Han despuntado, sobre todos, Lodi por su profundidad, Hermoso por su fiabilidad y Marcos Llorente como solvente recuperador.