Diego Costa celebra su gol ante el Arsenal
Diego Costa celebra su gol ante el Arsenal - Reuters
Europa League

Diego Costa justifica su regreso a casa

El delantero hispano-brasileño fue el más destacado del partido y anotó el gol que dio el pase a la final de Lyon

Actualizado:

La afición del Atlético imaginaba que Diego Costa había vuelto al club para noches como la de ayer. Simeone así lo corroboró al final del encuentro: «Vino para esto, para los partidos importantes. Es un delantero con rabia». Contra el Arsenal el hispano-brasileño hizo de todo: presionó, peleó e incluso marcó. El delantero canalizó la euforia de la grada del Wanda Metropolitano en sus botas y condujo al equipo a la final de Lyon con su gol. Pese a que arrastraba una sequía goleadora desde el 8 de marzo, vio puerta en una noche en la que la falta de acierto podría haberacabado castigando al conjunto español.

El delantero del Atlético muestra numerosas virtudes sobre el césped, pero quizá la que más agradece el equipo es su repercusión en el juego de Griezmann. Desde que juegan juntos el francés ha recuperado su mejor versión. La dupla de ataque es la gran baza rojiblanca para ganar esta competición. La consecución del billete a Lyon tiene a los dos, con permiso de Oblak, como principales responsables.

«Diego Costa vino para esto, para los partidos importantes. Es un delantero con rabia»
Simeone , Entrenador rojiblanco

Diego Costa completó con nota la ardua tarea de la presión alta y de la intercepción de todos los balones aéreos que fueran posibles. Sin embargo, de cara a portería no parecía que fuera su día. En el minuto 25 ya sumaba dos ocasiones claras desperdiciadas. El Atlético dominaba y llevaba el peligro al área rival, pero el delantero no estaba todo lo fino que cabría esperar. Participativo durante todo el encuentro, presionó y bajó a por la pelota de manera incansable. La parroquia rojiblanca se lo agradeció en varias ocasiones en forma de aplausos. Pero aún le faltaba el ansiado gol.

Cuando morían los primeros cuarenta y cinco minutos, Griezmann encontró a Diego Costa en el espacio. El francés le puso una pelota de las que tanto gustan al hispano-brasileño. Pocos segundos para el descanso y una carrera que sellaría la victoria del Atlético. Haciendo gala de su fuerza física se adentró en el área y superó a Ospina con un fuerte disparo. Dos meses después volvía a ver puerta. La afición enloqueció al mismo tiempo que los hinchas del Arsenal revivían esa vieja pesadilla con olor a Premier League.

Tras el descanso, el delantero volvió a dejarse hasta la última gota de sudor en incomodar a sus rivales. Diego Costa buscó a sus compañeros en ataque y a punto estuvo de regalar y de marcar más goles. A falta de diez minutos del final, sacó esa cara poco amable que también forma parte de él. Un encontronazo con Mustafi le valió la tarjeta amarilla y, el público, viendo la sobreexcitación de su jugador, se apresuró a pedir su sustitución. La final de Lyon bien lo valía. Fernando Torres le tomó el relevo mientras el Wanda Metropolitano le brindaba la ovación de la noche. Diego Costa, quien se despidió del Atlético en la final de la Champions League de Lisboa, volverá a disputar un partido por un trofeo continental.