Atlético-GironaSimeone: «Es mejor jugar mal y pasar»

En vídeo: resumen y goles del Atlético 3-3 Girona

Actualizado:

Definitivamente, el Girona le tiene tomada la medida al Atlético y a Simeone. Cinco partidos oficiales entre ambos equipos y cinco empates. Nunca pudo el argentino con el Girona en los tiempos de Pablo Machín y tampoco es capaz de doblegar, de momento, al dirigido por Eusebio. Esta última igualada, sin embargo, le vale al conjunto catalán para alcanzar por primera vez los cuartos de final de la Copa del Rey. La del Wanda fue una noche histórica para ellos.

Del otro lado, es la primera vez que el Atlético se ve fuera de los cuartos de final de la Copa desde que Simeone asumió el banquillo rojiblanco en diciembre de 2011, hace ya más de siete años. Hasta ahora el tope negativo del técnico argentino era la ronda de cuartos. Habitual especialista en eliminatorias a doble partido, Simeone vio cómo se desmoronaban sus posibilidades en un final de partido trepidante: «El equipo se puso en ventaja, pero los errores nos han penalizado. Quedar fuera nunca es positivo. Teníamos ilusión por este torneo, pero no se pudo dar. Siempre lo digo, prefiero jugar mal y ganar», contó un Simeone cariacontecido. Esta vez todo se puso en contra para los rojiblancos, desde la lesión en las horas previas de Vitolo, la de Saúl durante el partido y hasta los dos goles anulados por el VAR. «Hicimos cinco tantos y solo nos dieron tres», refunfuñó Koke. A Simeone, además, le tocó explicar la suplencia de Griezmann: «Entendimos que de inicio podíamos jugar con Lemar y Kalinic y hacer daño para que luego entrara Griezmann a hacer lo que hizo. me faltó leer bien la última parte». Giménez, el encargado de dar voz al sentimiento del vestuario nada más terminar el partido, intentó vender optimismo, pese a todo. «Hicimos todo lo que pudimos. Para nosotros es triste, pero hay que seguir por el camino por el que vamos porque estamos bien».

El Girona, eufórico

De lado del Girona habló Valery, autor del primer gol del conjunto catalán, un precioso disparo desde la izquierda que sorprendió a Adán. Fue el primer tanto del canterano, quien está aprovechando en la Copa las oportunidades que no tiene en la Liga. «Para nosotros es algo histórico. Pasamos a cuartos ante todo un Atlético en una eliminatoria muy disputada». Valery quiso explicar también lo que sintió al marcar. Se le vio ir hacia la banda en busca de su familia, pero no quedó claro que diera con ellos: «Marcar ha sido una locura, un sueño hecho realidad. No me lo creía. No sé ni cómo lo he celebrado».

Ya en la sala de prensa, Eusebio felicitó a sus jugadores por la clasificación, aunque restó épica al futuro del equipo en este torneo: «Nno olvidamos que tenemos la Liga como objetivo principal».

Dentro de la debacle rojiblanca la única buena noticia fue el regreso al equipo de Lucas Hernández más de un mes después de su lesión y aún con el morbo en ebullición por sus escarceos con el Bayern. El francés salió en la segunda mitad sustituyendo a Juanfran, justo después de que Correa marcase el 2-2. Fue bien recibido por la grada, o al menos no se escucharon excesivos reproches. Solo cierto murmullo en su salida. A él se le vio muy activo.